Esta es la medida correcta que debes aplicar de cada cosmético para que sea 100% eficaz

Aestas alturas del juego, todas hemos aprendido que una buena limpieza es la base de cualquier rutina de belleza facial, así como también sabemos que después vienen la hidratación y la protección solar. Incluso las más ‘pro’ saben cuál es el orden correcto de los innumerables productos de belleza que se usan en el método coreano. Pero ¿sabemos realmente qué cantidad debemos utilizar en cada uno de los pasos? “Si te quedas corta, corres el riesgo de no abarcar todas las zonas del rostro y, por lo tanto, no conseguirás un resultado uniforme”, asegura Carmen Navarro. Y si, por el contrario, aplicas más cantidad, “los beneficios de los cosméticos no se multiplicarán, sino que podrían provocar un acné cosmético o una saturación”, añade la esteticista Marta García.

Lo ideal es consultar la forma y cantidad a aplicar en la información que trae cada envase, pero como a veces no aparece la dosificación, hemos pedido a estas dos expertas en piel que nos expliquen cuál es la justa medida de los cosméticos faciales y cómo se deben aplicar estos para sacarles el máximo beneficio, usando solo la cantidad necesaria.

Limpiador

A pesar de que no hay que despilfarrar, “la leche, el gel, el aceite, la espuma o cualquier otro tipo de limpiador necesita una buena cantidad de producto, ya que en la fase de inicio es mejor no quedarse corto. Un poco más del tamaño de una nuez para el rostro y lo mismo para el cuello y escote”, aconseja García, quien también explica que un producto de limpieza que se usa en poca cantidad proporciona resultados no deseados en el global del tratamiento, ya que lo que apliquemos a continuación no conseguirá el efecto deseado. Es más, ella misma también afirma: “Si utilizas poco producto y la piel no queda perfectamente limpia, en una sola noche el tejido sufre el envejecimiento acelerado de una semana”.

l defecto y el exceso no convienen. (Cottonbro para Pexels)

En el caso de los ojos, lo ideal es empapar un algodón con el desmaquillante y colocar el disco sobre el ojo cerrado durante unos segundos para que la fórmula haga efecto. De este modo, el maquillaje saldrá fácilmente, lo que es un buen modo de ahorrar.

Tónico y esencia

En este paso de la rutina, muchas personas utilizan un disco de algodón, pero este gesto hace que se pierda mucho producto con él. Navarro propone “aplicar unas gotas (entre 6 y 8 aproximadamente) directamente en la palma de la mano y extenderlas con movimientos suaves que abarquen todo el rostro, cuello y escote”. Esta es la cantidad suficiente para calmar la piel y prepararla para recibir los activos que aplicarás a continuación.

Aunque en Occidente todavía no está muy extendido el uso de la esencia, es suficiente con aplicar unas gotas en las manos y presionar de manera ligera en puntos clave como frente, pómulos, barbilla, escote y cuello. Y si presionas ligeramente con las yemas, ayudarás a que penetre en profundidad.

Contorno de ojos

Parece que con él cometemos varios errores. El primero es su orden de aplicación con respecto al resto de los cosméticos, ya que “no debemos ponerlo nunca después de sérum y/o crema, sino antes de ambos. Debe ser el primer cosmético que utilices justo después de la limpieza”, advierte la directora de los centros de belleza Carmen Navarro.

Las pipetas, espátulas y medidores tienen su función (Karolina g para Pexels)

Basta con que uses la medida de un guisante para ambos ojos y que te esmeres en extenderlo adecuadamente, sin necesidad de usar mucha presión, pero dedicándole el tiempo suficiente. ¿Cómo? “Para favorecer la circulación y descongestionar es preciso que realices un ligero tecleteo con la yema de los dedos (como si tocaras con ellos un piano) a su alrededor. Y no debes olvidarte de aplicarlo también en el párpado superior y alrededor de los ojos”, añade la experta. Además, las personas que tienen bolsas lo ideal es que usen por la noche un contorno específico y otro drenante por la mañana.

Sérum y aceite

“Al ser un concentrado, el primero necesita poca cantidad. Si es de textura líquida, con 6 gotas suele ser suficiente para todo el rostro, pero si es geloide necesitarás un poco más (como la mitad de una avellana) y si es cremoso o fluido habría que poner como tres tercios del tamaño de este fruto seco”, declara García. De ahí que este sea uno de los cosméticos que más dura en el neceser.

En cuanto al modus operandi, puedes ponerlo directamente sobre el rostro, “pero con mucho cuidado de que la pipeta del envase no toque el tejido para evitar contaminación cruzada en el producto. Posarlo en el dorso de la mano, y llevarlo de aquí al cutis también puede ser una buena opción. Depende de lo que te resulte más cómodo”, agrega.

Si también te gusta usar aceite, “con dos o tres gotas al terminar toda la rutina suele ser suficiente; siempre que sea una fórmula con una buena proporción de ácidos grasos para evitar la pérdida de agua transepidérmica. Y mejor que optes por él solo de noche, ya que suelen estar hechos de moléculas más grandes que son oclusivas y hacen un ‘film’ actuando también como emoliente, efecto que no solemos necesitar de día, pues ya lo proporciona al protector solar”.

Fuente: https://www.vanitatis.elconfidencial.com/estilo/belleza/2022-09-07/medida-productos-belleza-eficacia_3483944/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.