Maquillaje smoothie: aligerar la base con agua para que sea más natural

La obligatoriedad de llevar mascarilla nos hizo poner a prueba las bases de maquillaje en busca de un cosmético que aportara cobertura, pero a la vez permitiera que la piel respirara y, evidentemente, resistiera al roce con el tejido. El resultado nos llevó a desterrar un sinfín de bases de maquillaje con demasiada cobertura y su -casi siempre- correspondiente transferencia.

Desde entonces, las principales marcas de maquillaje se han esforzado en lanzar fondos de maquillaje mucho más ligeros o con un acabado prácticamente sellado, por no olvidar el regreso del maquillaje compacto con relanzamientos de cosméticos que en los 2000 vivieron el esplendor del formato. Regresaron también las BB creams y las bases light. El plan B, como se está convirtiendo en costumbre, recae en testar, imaginar y encontrar un nuevo uso a los cosméticos que ya tenemos. La alternativa llega ahora de la mano de las redes sociales, agua y un batidor de mano… ¿O no?

Muchos de los cosméticos que utilizamos a diario, y sin que tenga que tratarse de productos de hidratación o de limpieza, tienen una base de agua. Si bien es cierto que para crear cualquier tipo de crema o emulsión es necesario fusionar agua y aceites, el porcentaje del agua puede variar para conseguir un producto más ligero. Con las bases de maquillaje ocurre lo mismo, encontramos algunas con base de agua que logran una textura más parecida al gel y sobre la piel son más cómodas. Su absorción es rápida y su acabado es hidratante. Sin embargo, a diferencia de las hidratantes con base de agua, los maquillajes ‘al agua’ no rematan el acabado con un efecto mate sino que dejan la piel más jugosa.

Para conseguir los beneficios de los cosméticos de base de agua, pero sin renunciar a su acabo mate habitual, de nuevo TikTok encontraba el plan B: crear tu propia base de maquillaje, como si se tratara de un smoothie o una mousse. Eso sí, ahora entran en el juego el concepto DIY (do it yoursefl) y los fother -pequeños electrodomésticos utilizados para batir bebidas o crear espumas-, aunque también existe la opción de recurrir al brazo hidráulico de nuestro propio cuerpo y, simplemente, batir hasta conseguir que los ingredientes queden emulsionados.

Bien en el vaso de la batidora, bien en un vaso normal y corriente, los tiktokers vacían parte de la base de maquillaje y sobre ella derraman una considerable parte de agua. El siguiente paso es sencillo, batir hasta que todo quede perfectamente incluido, a modo de barista. Y listo, ya tienes nueva base ligera. El resultado es una fórmula tipo mousse que triplica su volumen y alcanza para cubrir rostro, cuello y escote, con una base de rápida absorción y acabado muy natural.

Al aplicar la creación sobre la piel, los usuarios de TikTok que se han animado a crear el mejunje apuntan a la ligereza de la mezcla y a que su cobertura se rebaja mucho en comparación con la base original. Más que una base, el efecto sobre la piel es parecido al de un filtro iluminador. La cobertura, sin embargo, es muy sutil, básicamente homogeneizando el tono, pero consiguiendo un fondo muy iluminado, prácticamente jugoso, sin rastro de acabado mate.

Continuando con esta persecución por aligerar el maquillaje y aportarle más agua, la técnica de fusión se simplifica al máximo con otro ‘foundation hack’ de moda en las redes sociales que consiste en, directamente, sumergir un chorro de base de maquillaje en un vaso de agua. Con ayuda de una brocha o con los propios dedos, se recoge ese maquillaje que se ha quedado en el fondo para aplicarlo a continuación sobre la piel.

@stxph.h

WILL YOU TRY? 😳 MUAs have been doing this trick to add moisture to the skin without excess oil, making the skin look dewy, radiant & long lasting (ib: @Rachel Rigler) #foundationhack #makeuphacks #foundationinwater #testingviralhack

♬ original sound – stephhui

Como si se tratara de la técnica del jamsu, que invitaba a sumergir en agua la piel maquillada con polvos compactos, la base de maquillaje sumergida que se aplica sobre la piel se adhiere con mucha más fuerza y resiste al impacto o el roce con el papel. El ‘reto’ que se ha hecho viral en las redes sociales se basa, por un lado, en la base sumergida en el agua, pero de igual importancia es la posterior aplicación sobre la piel, para la que es necesaria una esponja similar a la de los maquillajes cushion o los polvos sueltos.

Con fuerza y en reiteradas ocasiones, el maquillaje se aplica por medio de toques muy intensos, como si fueran pequeños manotazos al rostro. De este modo, el maquillaje queda fijado. El paso final es repetir la sesión de masaje a golpes, pero ahora con un poco de papel de cocina o cualquier tipo de tissue, para comprobar la adherencia del producto y demostrar que el truco logra que no haya transferencia de la base.

Una de las diferencias más evidentes entre la técnica del smoothie y la de sumersión es que la primera deja una cobertura muy natural, ligera y jugosa, y la segunda, aunque mejora considerablemente la fijación de la base, maquilla la piel con mayor artificialidad, dejándola mate, con mucha cobertura y sensación de cuarteamiento.

Si bien el reto viral se ha extendido, poniendo a prueba el efecto smoothie o base sumergida con cosméticos muy concretos, como la base Fit Me de Maybelline New York o la Tender the Skin Foundation Matte Light Oil Control FV, las redes sociales han puesto a prueba un sinfín de bases de maquillajes fluidas, creando completos rankings y comparativas sobre qué maquillaje es más water resistant. Ante la duda de si vaciar tu base en un vaso, el mejor consejo que te podemos dar es que inviertas en una fórmula directamente ligera, antes de desperdiciar producto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.