El Barça se aferra a los últimos batacazos europeos del Inter

Tras el eléctrico empate a tres en el Camp Nou entre el Barça y el Inter, los de Xavi Hernández han quedado en una situación crítica en la Champions. Las posibilidades del equipo de clasificar a octavos de final son remotas y dependen, además de ganar al Bayern, de que el Viktoria Plzen saque puntos del Giuseppe Meazza en la próxima jornada.

Que tal escenario se produzca parece impensable. Cualquiera pensaría que el Inter no tendrá problemas para derrotar a los checos en su estadio, pero hay un precedente al que el Barcelona se aferra. El Inter ha caído eliminado en fase de grupos en tres de las últimas cuatro Champions. Y en todas ha habido un común denominador: los ‘Nerazzurri’ fueron incapaces de imponerse en casa ante un rival inferior: PSV, Slavia Praga y Shakhtar.

En la temporada 2018-19, la del regreso del equipo a la máxima competición continental tras más de seis años de ausencia, el Inter llegó a la última jornada de la fase de grupos con bastantes posibilidades de clasificar a la segunda ronda. En ese momento, los entonces dirigidos por Luciano Spalletti (hoy cerebro del Napoli), llegaron al partido final con siete puntos, mismos que el Tottenham, contra quienes disputaban la segunda plaza. El Barcelona, irónicamente, ya había asegurado el primer lugar del grupo.

La jornada seis de esa Champions deparó una visita de los ‘Spurs’ al Camp Nou, que se saldó con empate 1-1. El Inter, por su parte, hizo de local contra un PSV ya eliminado y que contaba tan solo con un punto. Los italianos nada más tenían que ganar – y esperar que el Tottenham no lo hiciera en Barcelona – para clasificar. El empate de los ingleses, no obstante, no les sirvió de nada. Los de Spalletti sufrieron de más para rascar un triste empate contra el PSV. El 1-1 final entre el Inter y los holandeses condenó al equipo a la Europa League.

90’+5 – Finisce al #Meazza: #InterPSV 1-1 #UCL pic.twitter.com/62OntG8Hev

— Inter (@Inter) December 11, 2018

En la 2019-20 hubo un escenario similar. El Inter tenía que ganar en casa al Barcelona (volvieron a compartir grupo) para asegurarse el segundo puesto. Llegaron al partido con la presión de la victoria porque el rival por la clasificación, el Borussia Dortmund, necesitaba derrotar al Slavia Praga en casa y esperar que los italianos no ganaran. La presión pudo con los de Antonio Conte y el Barça triunfó 1-2. Los ‘Nerazzurri’ cayeron, de nuevo, en la Europa League. Pero lo interesante de esta edición es que, en la primera jornada, el Inter no pasó del empate a 0 en Milán contra su rival checo. Los de Conte fueron incapaces de derrotar al Slavia Praga y se dejaron dos puntos que, al final de la liguilla, hubieran quitado presión a los italianos. De haber ganado a los checos, en la jornada seis no se hubieran visto con la obligación de tumbar sí o sí al Barcelona (ya que le habían ganado el ‘goal average’ al Dortmund.

Por último, la temporada 2020-21 deparó la misma suerte al tres veces campeón de Europa. En esta ocasión, el Inter llegó a la última jornada como colista del grupo B, pero con posibilidades más que reales de clasificar. Los todavía entrenados por Conte tenían cinco puntos, su rival en el partido final, el Shakhtar, tenía siete, mismos que el Real Madrid. El Borussia Monchengladbach ocupaba el primer puesto con ocho puntos. Los alemanes, no obstante, tenían que visitar el Bernabéu para enfrentar a un Madrid que se jugaba la vida. Los blancos ganaron 2-0, por lo que el Inter solo tenía que tumbar al Shakhtar en casa para clasificar (igual que en la 19-20, le habían ganado el duelo particular al Gladbach). Los de Conte, de nuevo, fueron incapaces de ganar y no pasaron de un empate que, en esa ocasión, los dejó últimos del grupo.

⏹️ | FINITA

Gara conclusa a San Siro, il risultato non si sblocca nemmeno nel recupero ❌#InterShakhtar 0⃣-0⃣#FORZAINTER ⚫️🔵#UCL pic.twitter.com/jk0aQ8KEBZ

— Inter (@Inter) December 9, 2020

Solo en la temporada anterior el Inter fue capaz de clasificar. Sin embargo, tenía un grupo asequible con el Sheriff y un Shakhtar nada competitivo (acabaron con solo dos puntos). En esta ocasión, los dirigidos por Simone Inzaghi sí pudieron superar la primera fase de la competición.

El Barcelona necesita que se mantenga la dinámica de tres de los últimos cuatro años. La historia reciente dice que el Inter, aunque lo tenga todo a favor, no siempre cumple y, al contrario, tira la clasificación a la basura. En la próxima jornada de la presente Champions, contra el Viktoria Plzen, habrá que ver qué Inter salta al campo, si el de los recientes batacazos europeos, o el que busca acceder a los octavos de final por segundo año consecutivo. En Can Barça, en definitiva, esperan que el Inter muestre su cara más decepcionante.

Leer más 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.