Los casos de cáncer de pulmón en mujeres se han triplicado desde 2001 por el tabaco

La mortalidad provocada por el cáncer ha experimentado, en los últimos años, un fuerte descenso gracias a la prevención, el diagnóstico precoz y los avances terapéuticos. Sin embargo, en el cáncer de pulmón, que es el responsable del mayor número de fallecimientos por tumores en el mundo, el descenso no es uniforme, dado que se ha producido una disminución a escala mundial -que en España de momento es solo una estabilización- en la cifra de decesos de hombres y un fuerte incremento del fallecimiento de mujeres, que los expertos atribuyen a la incorporación más tardía de la mujer al tabaquismo. De hecho, la tasa de incidencia de tumores en los pulmones casi se ha triplicado en féminas desde 2001, según recoge el informe ‘Las cifras de cáncer en España 2022

«Antes la presencia de mujeres con diagnóstico de cáncer de pulmón de mujeres era anecdótica y hoy es una realidad cada vez más frecuente. Es el drama que estamos viviendo y tenemos la responsabilidad global de transmitir este mensaje», reflexiona la doctora Rosario García Campelo, jefa de Oncología del Hospital de A Coruña, quien recientemente lanzó esta advertencia en un seminario organizado por la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM) y la farmacéutica MSD.

Los datos indican que las muertes por cáncer de pulmón en el sexo femenino crecen a un ritmo del 4% o 5% anual en España (han pasado de 2.262 a 5.072 de 2003 a 2019) y se calcula que «podría ser la primera causa de muerte por cáncer en 2025». En la actualidad, el cáncer de mama es el tumor responsable de la mayor mortalidad en el sexo femenino, de ahí que muchos esfuerzos se hayan dirigido a aumentar la concienciación y la detección precoz de este tipo de tumores entre las mujeres. Pero en algunos países europeos, sobre todo en los nórdicos, el cáncer de pulmón ya ha superado al de mama y se prevé también que en España llegue a ser la primera causa de muerte por cáncer en las mujeres en los próximos años.

Muertes evitables

La tragedia de esta tendencia es que el 85% de los fallecimientos por cáncer de pulmón se deben al consumo de tabaco, por lo que es uno de los cánceres más evitables. Este hábito sigue siendo superior en hombres que en mujeres, de ahí que aún sea mayor el número de casos y de muertes en varones, pero en la actualidad se está detectando también cánceres pulmonares en las mujeres que comenzaron a fumar a partir de los años 70 u 80, es decir, las nacidas entre 1950 y 1960, mientras que entre los varones «la epidemia fue anterior y lleva años de descenso», según refleja el citado informe.

Y es que al inicio del tabaquismo había un 60% de varones fumadores frente al 5% de fumadoras, pero en la actualidad en España las encuestas arrojan datos preocupantes de estabilización en torno al 20% del número de mujeres que fuman mientras que en varones el consumo de humo presenta una tendencia descendente (del 30% en el 2009 al 26% en el 2017). Además, la situación no tiene visos de corregirse dado que son más las chicas que los chicos jóvenes que se inician en el mal hábito. Un 26% frente al 21% en el índice de consumo de cigarrillos en los últimos 30 días, según la encuesta sobre el uso de drogas en enseñanzas secundarias Estudes 2021.

En consecuencia, se espera también un aumento de la incidencia en la población femenina de otros tumores relacionados con el tabaco como los de la cavidad oral, faringe o vejiga urinaria.

Más riesgo

Además, los estudios sugieren «que las mujeres tienen más riesgo de padecer cáncer de pulmón a menor exposición tabáquica, lo que podría ser una de las razones que justifiquen que el diagnóstico en el sexo femenino se produzca en edades más tempranas, pero también en etapas más avanzadas de la enfermedad», según advierte la oncóloga García Campelo.

La lucha contra el cáncer ha experimentado grandes avances terapéuticos en los últimos años, innovaciones que también han llegado al ámbito del cáncer de pulmón. Así, se siguen usando tratamientos clásicos como la quimioterapia, la radioterapia o la cirugía (con técnicas menos invasivas, que permiten una recuperación más rápida) pero también la medicina de precisión, que permite que el paciente reciba un tratamiento «dirigido, específico, altamente eficaz y menos tóxico» que la quimioterapia en función de las alteraciones genéticas del tumor. Asimismo, está dando buenos resultados la inmunoterapia, que consiste en estimular el sistema inmunitario para combatir las células cancerígenas, bien como terapia aislada, bien combinada con otras.

El problema es que las mujeres sufren más efectos secundarios o toxicidad en los tratamientos utilizados y distintos estudios sugieren que particularmente la inmunoterapia es menos eficaz en la población femenina que en la masculina.

Los cribados

Por otro lado, para mejorar en el diagnóstico precoz, los expertos llevan años reclamando que se implanten programas de cribado que, hoy por hoy, no se ofrecen de forma organizada y homogénea en toda España, aunque hay varios programas piloto en marcha. El problema, avisa la oncóloga García Campelo, es que las mujeres, al estar históricamente asociadas a un menor consumo de tabaco, tienen menos probabilidades de ser incluidas en la población de riesgo a la que se dirigen los programas de ‘screening’.

Leer más 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.