Xavi ‘mima’ a Lewandowski

Antes del entrenamiento de esta mañana, Xavi Hernández estuvo charlando unos minutos con Robert Lewandowski, al que le tocó también someterse al pasillo de collejas después de haber recogido el trofeo Müller en la gala del Balón de Oro del lunes en París. También les tocó pasar por el tubo a Gavi, por el Kopa, Bellerín, por volver a los entrenos con el grupo y Balde, por cumplir ayer los 19 años.

El técnico azulgrana ha querido ‘mimar’ al delantero polaco después de unos días complicados para él. Pese a la alegría del galardón individual, Lewandowski puede tener la sensación que en los últimos partidos le ha fallado un poco al equipo pese a que su rendimiento y sus cifras hasta ahora son intachables -14 goles y tres asistencias en 13 partidos-. Líder indiscutible sobre el campo y referencia absoluta para sus compañeros, no ha podido ayudar al equipo con sus goles en los partidos más transcendentes que ha tenido el Barça.

En su retorno al Allianz Arena se quedó sin ver portería y además falló dos ocasiones muy claras que hubieran podido cambiar el signo del partido. Quizá le afectaron los nervios por volver a pisar la que fue su casa durante ocho temporadas. Hubiera podido resarcirse en el duelo ante el Inter de Milán en el Giuseppe Meazza pero, como todo el equipo, esa noche no tuvo su día y los centrales del conjunto italiano lo maniataron a la perfección. Tampoco tuvo demasiada ayuda de sus compañeros de delantera y los centrocampistas para hacerle llegar balones en condiciones. En el Camp Nou, logró marcar un doblete ante el Inter pero esa ‘final’ el Barça no la ganó porque el empate no le servía de nada y el resultado fue de 3 a 3.

En el clásico del Santiago Bernabéu también lo intentó todo pero tampoco pudo marcar. Tuvo una ocasión muy clara que no es habitual que falle. Bajó para recibir balones y se le apreció desesperado por momentos porque el equipo no conseguía generarle nada para que pudiera marcar. Fue objeto de un penalti por parte de Carvajal pero el árbitro ni siquiera lo consideró. Acabó decepcionado, como todo el equipo. Xavi sabe perfectamente que para que su Barça vuelva a funcionar y ponga fin a la dinámica negativa en la que está inmerso necesita a un Lewandowski ilusionado, motivado y con la alegría con la que vino y la de los primeros partidos. Por eso lo ‘mima’ y lo cuida. Sabe que el puntal de su proyecto ha de recuperar su sonrisa más grande.

Leer más 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.