200 días de guerra en Ucrania, fase por fase: de la invasión de Rusia a la contraofensiva lanzada por Kiev

La guerra en Ucrania cumple 200 días en los que ha vivido diferentes fases, desde la invasión rusa el 24 de febrero hasta la gran contraofensiva actual de Kiev el noreste del país

LA INVASIÓN DE RUSIA

El 24 de febrero, el presidente ruso, Vladimir Putin, anuncia una «operación militar especial» para defender las «repúblicas» separatistas de Lugansk y Donetsk en el Donbás -cuenca minera al este de Ucrania-, de la que acaba de reconocer la independencia.

Putin dice que quiere «desnazificar» a Ucrania y exige una garantía de que Kiev nunca se unirá a la OTAN. Fuertes explosiones resuenan en la capital, donde el presidente ucraniano Volodímir Zelenski decide quedarse, y en varias ciudades del este y sur del país.

La Unión Europea anuncia la entrega de armas a Ucrania, por primera vez. Occidente impone sanciones económicas a Rusia, que se han endurecido con el tiempo. Estados Unidos entregará miles de millones de dólares en ayuda militar a Ucrania.

JERSÓN CEDE

En los primeros días de su invasión, las tropas rusas capturaron casi toda la región de Jersón, en el sur de Ucrania. Esencial para la agricultura, la región también es estratégica porque limita con la península de Crimea, anexada por Moscú en 2014.

El 3 de marzo, la ciudad de Jersón, en la margen derecha del Dniéper, se convirtió en la primera gran ciudad en caer en manos rusas.

KIEV RESISTE

En su intento de rodear Kiev y tomar Járkov, la segunda ciudad de Ucrania, el ejército ruso se enfrenta a una feroz resistencia. A finales de marzo, el ejército ruso se replegó hacia el Donbás, que los separatistas apoyados por Rusia controlaban parcialmente desde 2014, y hacia el sur.

Tras la retirada de las fuerzas rusas, el descubrimiento de decenas de cadáveres de civiles en la región de Kiev, particularmente en Butha, provocó una protesta internacional y una investigación por parte de la Corte Penal Internacional.

LA CONQUISTA DE MARIUPOL

Desde el inicio de su ofensiva, el ejército ruso sitió Mariupol (sureste). El control de este puerto estratégico en el Mar de Azov debería permitir a Moscú crear una continuidad territorial entre la Crimea anexada y las áreas separatistas prorrusas de Donbass.

Unos 2.500 combatientes ucranianos, atrincherados en la fábrica de Azovstal con un millar de civiles, resistirán hasta mediados de mayo antes de rendirse. Según Kiev, Mariupol está destruido en un 90%, al menos 20.000 personas murieron allí.

BLOQUEO A LA EXPORTACIÓN DE CEREALES

El 30 de marzo, Estados Unidos acusa a Moscú de provocar una «crisis alimentaria mundial». El bloqueo marítimo impuesto por Rusia en el Mar Negro impide a Ucrania -gran productor mundial- exportar unos 20 millones de toneladas de cereales almacenados en sus silos.

Finalmente, el 22 de julio se concluyó un acuerdo bajo los auspicios de la ONU y gracias a la mediación turca. A principios de agosto, un primer carguero cargado con 26.000 toneladas de maíz partió del puerto ucraniano de Odessa.

LA GUERRA DEL GAS

Los países occidentales acusan a Rusia de frenar sus exportaciones cruciales de gas a Europa, en particular a Alemania e Italia, en represalia por las sanciones en su contra. Desde el 31 de agosto, tras un primer cierre en julio, el gigante ruso Gazprom ha vuelto a suspender las entregas a través del gasoducto Nord Stream, alegando motivos técnicos.

EL CONTROL DE LUGANSK

El 3 de julio, las fuerzas rusas afirman controlar la región de Lugansk tras la conquista de Severodonetsk y Lisichansk, y ahora se comprometen a conquistar la provincia de Donetsk, para ocupar la totalidad del Donbás.

En las ciudades que pasan bajo su control, Moscú lleva una política de rusificación con la introducción del rublo y la emisión de pasaportes rusos. También están previstos referéndums para formalizar la anexión a Rusia.

CONTRAOFENSIVA EN EL SUR

En agosto, las fuerzas ucranianas lanzaron una gran contraofensiva destinada a recuperar el control de Jesrsón y su región. Según Kiev, se tomaron docenas de aldeas, se destruyeron infraestructuras y puentes estratégicos sobre el Dniéper, lo que interrumpió las líneas de suministro de los rusos.

Este contraataque ucraniano obligó a las tropas rusas a redistribuirse desde el este hacia el sur. Mientras, los estadounidenses y los europeos están acelerando las entregas de armas pesadas al país.

EL PELIGRO NUCLEAR

Desde el 5 de agosto, los dos bandos se acusan mutuamente de los múltiples bombardeos contra la central nuclear de Zaporiyia (sur de Ucrania), la mayor de Europa, ocupada desde marzo por tropas rusas.

El 1 de septiembre, una delegación de la Agencia Internacional de Energía Atómica (OIEA) fue finalmente autorizada para inspeccionar el sitio. Al considerar que la situación es «insostenible», la organización pide el establecimiento de una «zona de seguridad» alrededor de la planta. Este domingo, Ucrania ha anunciado el cierre del sexto y último reactor en funcionamiento en la planta.

AVANCES DE UCRANIA

A principios de septiembre, Ucrania lanzó un ataque sorpresa en la región de Járkov, en el noreste del país. Este domingo, cuando se cumplen 200 días del conflicto, Kiev proclama la «liberación» de unos 3.000 kilómetros cuadrados de territorio, incluida la captura de la ciudad de Koupiansk y la reconquista «en curso» de la de Izioum.

Fuente: https://www.elmundo.es/internacional/2022/09/11/631df978fc6c83554c8b4589.html

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.