Reyes Maroto: «España va a poder afrontar el invierno con mejores mimbres que otros socios europeos»

La crisis energética, las secuelas de la inflación o el futuro del automóvil son los principales asuntos que centran la agenda económica de Aragón. De todos ellos, habla la ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto (Medina del Campo, Valladolid, 1973), en una entrevista a este diario tras visitar el pasado viernes la planta de Stellantis en Figueruelas con motivo de la celebración de su 40 aniversario, un acto que la compañía aprovechó para anunciar la asignación de un nuevo coche eléctrico a la fábrica.

El invierno se atisba muy frío en lo económico, ¿qué ocurrirá?Tenemos que dar certezas. Estamos en un contexto de incertidumbre pero lo afrontamos con datos que, desde el punto de vista económico, son robustos. Hablamos, por ejemplo, de una creación de empleo que está en máximos, un nivel de paro por debajo de los tres millones y un último dato de inflación, el gran desafío, que sigue siendo muy alto pero se modera y pone de manifiesto la eficacia de las medidas que hemos ido tomando. Desde el Gobierno tenemos que seguir trabajando en una red de protección que ayer –por el jueves– el presidente (Pedro Sánchez) reforzó con 3.000 millones que se suman a los 30.000 movilizados en el último años. Creo que eso da confianza a las familias y a las empresas de que vamos a poder afrontar el invierno con mejores mimbres que otros socios europeos porque contamos con un elemento como es la certidumbre en cuanto a la seguridad energética, algo fundamental para calentar los hogares o suministrar energía a nuestras fábricas. Esto nos permite encarar un año 2023 con fortalezas que vienen derivadas de las inversiones que estamos haciendo de los fondos europeos.

«España va a poder afrontar el invierno con mejores mimbres que otros socios europeos»

¿No será entonces tan duro como se pronostica?Llevamos escuchando desde que se inició la guerra muchos pronósticos catastrofistas. En el turismo, por ejemplo, no solo nos hemos ido recuperando mes a mes tras la pandemia, sino que hemos tenido un verano extraordinario y encaramos el otoño con un nivel de reservas muy bueno. Hemos sabido adoptar medidas y en algunos casos nos hemos adelantado a otros países europeos. Esperamos además buenas noticias de la reunión del Consejo Europeo que se celebrará el 20 y 21 de octubre. 

«El contexto es muy incierto pero lo afrontamos con medias que están siendo eficaces»

El problema energético que asola Europa pone en peligro parte de la industria, ¿qué está haciendo el Gobierno para evitarlo?Fuimos los primeros en tomar medidas para reducir la factura de la luz con la bajada del IVA del 21% al 5%, que hemos extendido al gas. Hemos rebajado la factura de las empresas también a través medidas compensatorias para la industria gasintensiva o electrointensia, como el mecanismo de compensación de CO2, con el que en Aragón hemos movilizados 22,6 millones de euros en 22 instalaciones. Y el mecanismo ibérico de tope al gas ha permitido a los españoles un ahorro de 2.850 millones. Pero también estamos invirtiendo en el sector. Y eso es muy importante porque en momentos de incertidumbre uno puede tener la tentación de solo proteger. En cambio, los fondos europeos en el año 2022 está cogiendo velocidad. De hecho, Aragón ha recibido ya más de 920 millones. Invirtiendo en las familias y las empresas compensamos los efectos de la crisis. Seguimos en un contexto muy incierto pero afrontamos estas incertidumbre con medias que están siendo eficaces.La resolución provisional del PERTE del coche eléctrico dejaba sin adjudicar el 75% de los fondos, ¿qué ha pasado?Cuando pusimos el compromiso presupuestario en esta línea éramos muy ambiciosos, pero también conscientes de que si no poníamos suficientes fondos la expectativa que tenía la industria de invertir en España se podía haber mermado. Por lo tanto, hay un elemento positivo: España ha comprometido 3.000 millones de euros, casi 1.500 en subvenciones. Eso permitirá financiar los primeros proyectos y ya he comprometido una segunda línea con el dinero que sobre. Para ello, estamos ya hablando con la Comisión Europea para que haya algunos elementos de flexibilidad que vemos necesarios para seguir atrayendo inversión de una industria que está en constante cambio y revolución. ¿Qué porcentaje de las ayudas quedará asignado finalmente?Más importante que el grado de ejecución, que siempre es un parámetro de la eficacia de las ayudas, sin este PERTE hubiese sido muy difícil abordar la transformación con éxito de nuestra industria automovilística porque nos enfrentábamos a dos desafíos. Uno, la crisis derivada de la guerra y el consiguiente retraso de las inversiones de las empresas. Y dos, que competimos en un mundo global. En España somos muy buenos. Las plantas de Stellantis de Zaragoza y Vigo son las más eficaces del grupo desde el punto de vista de la producción, pero hay otros actores con los que competimos en Europa y fuera de ella. Por lo tanto, la ambición del Gobierno ha tenido eficacia desde el punto de vista de atraer inversión. Stellantis Figueruelas espera incrementar los fondos del PERTE, ¿en qué medida?Del proyecto Tesis presentado por la planta podemos financiar en torno a 100 millones de los 223 que tiene de presupuesto. Hemos comprometido 42,7 millones en la resolución provisional, pero la cuantía se va a ver incrementado sustancialmente porque las alegaciones de la empresa han permitido mejorar algunos aspectos que no estaban bien definidos. Creo que cubriremos la expectativa que Stellantis tiene con esta ayuda pública.¿Las plantas de Vigo y Madrid entrarán finalmente en la ayudas?En este caso, había un aspecto formal de la convocatoria que no estaba bien definido. Por eso el proyecto se quedó fuera en la resolución provisional. Esto se ha corregido. Puedo dar esa certeza y por lo tanto va a entrar, lo que no puedo adelantar cuál es la financiación.

«Aragón va a tener más oportunidades de captar una gigafactoría de baterías»

El sector del automóvil pasa por un momento de incertidumbre, ¿España podrá seguir siendo el segundo mayor fabricante europeo?De momento y con toda la incertidumbre derivada de la pandemia y de la crisis de semiconductores, seguimos manteniendo esa posición. Estoy convencida de que sí podemos. Hace cuatro años cuando llegué al ministerio no había política industrial ni una visión del futuro del automóvil, que tenía unos requisitos desde el punto de vista de la descabonización muy exigentes. Con las mesas de diálogo con el sector supimos generar oportunidades donde había problemas. Hoy España está en una buenas posición porque las empresas están comprometidas y desde el Gobierno estamos poniendo las ayudas que permiten generar la confianza para tomar las decisiones. A veces cuando voy por el territorio y me preguntan ‘que nos traes ministra’, me siento un poco frustrada. Nosotros acompañamos a la inversión privada pero necesitamos que la iniciativa privada responda a estos retos.  

«Vendrán otras oportunidades para que Aragón pueda captar una fábrica de baterías»

Valencia ganó a Zaragoza en la pugna por la gigafactoria de baterías, ¿fue una decisión netamente empresarial o influyó la política como dice el PP de Aragón?Por supuesto fue una decisión totalmente empresarial. Es muy buena noticia que Volkswagen hay elegido España para esta inversión. Aragón tiene que seguir generando la confianza para que si hay más gigafactorías, que vengan aquí. Ha habido una oportunidad y Volkswagen eligió Sagunto, pero no por ello en Aragón hay que perder la esperanza porque va a haber más teniendo en cuenta que el futuro pasa sí o si por la movilidad eléctrica. No hay que tirar las toallas, vendrán otras oportunidades. En este sentido, quiero poner en valor el proyecto Mobility City, que impulsa Ibercaja y que he defendido desde que fui nombrada ministra.¿Esa segunda oportunidad llegará de la mano de Stellantis?En el corto plazo, nuestra prioridad es financiar los dos proyectos que la compañía ha presentado al PERTE: el de Zaragoza, que está consolidado y con mejoras importantes en la inversión, y el Vigo y Madrid , que es más pequeño. Son una primera piedra de mayores inversiones. Que estos primeros proyectos salieran bien es importante para generar confianza en el grupo y eso no va a permitir que presenten más proyectos a la segunda línea del PERTE u otras que estamos sacando. No veo en el corto plazo una fábrica de baterías de Stellantis porque hace poco ha anunciado una en Italia y es difícil pensar que en tan poco plazo de tiempo puedan traerla a España. Nos tenemos que centrar en las nuevas plataformas del vehículo eléctrico. Es muy buena noticia que se haya comprometido ese nuevo vehículo eléctrico para Zaragoza porque detrás de este está la nueva plataforma industrial del grupo, denominada STLA, Y es ahí donde ahora estamos trabajando con la empresa. Que se electrifiquen todas las líneas de producción era muy importante en Zaragoza no perder la segunda. Esto lo hemos conseguido y no ha sido fácil. El PERTE dio una ventana de oportunidad que la empresa supo aprovechar para blindar la segunda línea porque todo el ecosistema de la industria del automóvil en Zaragoza gira en torno a las dos líneas.

«Figueruelas mantendrá gracias al PERTE la línea que se quedará pronto sin producción»

¿Espera que la compañía anuncie más modelos para Figueruelas?Hemos conseguido con este proyecto Tesis al menos mantener una de las líneas que se va a quedar dentro de poco sin producción. Ese nuevo modelo genera mucha confianza y así nos lo trasladan los trabajadores. Nuestro papel es que haya una renovación sucesiva de los modelos como la ha habido en los 40 años que hemos celebrado de la planta. El anuncio de un nuevo modelo hay que verlo como una victoria porque no ha sido fácil. Hemos trabajado bien y además siendo muy discretos. La empresa nos ha tendido la mano siendo exigentes para que los proyectos de inversión que tienen que hacer en los próximos años cuenten con el apoyo de las administraciones y yo puedo decir que lo tendrán.El CEO de Stellantis, Carlos Tavares, fue muy crítico con el Gobierno de España a principios del año. ¿Han mejorado las relaciones?Sí, mucho. Había suspicacias quizá, pero estoy teniendo muchas reuniones de trabajo con el vicepresidente de Stellantis y el equipo de la empresa en España y fruto de ello y de compromisos que el Gobierno ha hecho con la compañía se ha mejorado un clima que es necesario para que haya confianza mutua.¿El salto al coche eléctrico pone en peligro miles de empleos?Hace 30 años los parabrisas se ponían a mano. Eso ha pasado a ser automatizado y eso es una virtud de la industria del automóvil. El reto que tenemos es formar en las nuevas habilidades, como ocurre con la planta de ensamblaje de baterías de Stellentis en Figueruelas, que tiene más de cien trabajadores. Hace un año y medio aquí no se hacía ese trabajo. Vamos a firmar un convenio con el Gobierno de Aragón para poder traer aquí toda la formación que estamos desarrollando con la academia de la alianza europea de las baterías. Va a haber trabajos tradicionales que van a desaparecer pero se va a generar mucho empleo en la nueva cadena de valor. Por lo tanto, siempre tenemos que ver las revoluciones industriales como algo positivo.¿Qué hay del PERTE de los microchips?Estamos sentado las bases. Tenemos ya algunos proyectos que están maduros, que son los que España presento al IPCEI (PERTE a nivel europeo) de microelectrónica y estamos haciendo ahora un mapa de capacidades industriales. ¿Cómo ve a Aragón en la carrera por atraer esta industria?Es muy importante que Aragón vea aquí una manera de afrontar el futuro para atraer esas capacidades. Pediría al tejido empresarial, al Gobierno de la comunidad y a la universidad y los centros tecnológicos, que se sumen al tren para desarrollar este tipo de tecnologías. La inversión en este PERTE es enorme y Europa va a movilizar muchísimos recursos. Les pido que sueñen y piensen que esto claramente puede venir a Aragón, pero cada uno tiene que hacer su trabajo. Estoy segura de que algunos de los clústeres de la comunidad cogerán este reto como propio.¿Teruel atraerá inversiones empresariales gracias a las nuevas ayudas al funcionamiento?Es un compromiso político del Gobierno, no solo por que a una vicepresidencia le puso Reto Demográfico sino porque tenemos una estrategia de 130 medidas que estamos desplegando. Ya podemos hablar de hechos y este lo es. Teruel, Cuenca y Soria deben aprovecharlo y crear los incentivos para que las empresas que están ahora pensando dónde ubicarse encuentren en estos territorios un elemento de competitividad porque esto abarata la mano de obra con esas reducciones de las cotizaciones. ¿Es suficiente? No, pero sí necesario. A Teruel le pone en el mapa económico no solo en el social. Luchar contra la despoblación no es solo que no cierre el colegio de un pueblo sino también generar espacios de oportunidad y empleo. En esa línea va la medida.

«El mayor reto del turismo es la internacionalización, hay que poner a Aragón más en el mapa»

El turismo viene de un verano pletórico, ¿la deriva inflacionista frustrará esta buena marcha?Hemos capeado muy bien los picos de inflación con datos que mes tras mes han mejorado. El verano ha sido extraordinario. Aragón ha entendido que el turismo puede sumar a su modelo económico y está haciendo una apuesta por el turismo de calidad y desestacionalizado. Tiene una fortaleza que es la nieve y que aprovecha muy bien. Desde el Gobierno estamos acompañando a esa España rural que tiene recursos pero que hay que valorizar con los planes de sostenibilidad turística y ahí tenemos un proyecto muy bonito en Daroca. El mayor reto del sector es ahora la internacionalización, tenemos que poner a Aragón más en el mapa.Las encuestas no pintan bien para el PSOE, ¿ve margen para que su partido pueda remontar?Nosotros no trabajamos sobre la base de las encuestas, son otros partidos los que las miran más para animarse. Trabajamos pensando en resolver los problemas que tiene la gente, en tratar no sólo de proteger en un contexto de crisis energética y guerra, sino de aprovechar los fondos europeos para seguir generando riqueza. Si eso se traslada en votos lo veremos dentro de un año o en las elecciones municipales y autonómicas. Desde luego nuestro rumbo es claro. Nos estamos dirigiendo a la clase media y trabajadora, en la que estamos la mayoría social. El PP ha mostrado su indiferencia respecto a los problemas de la gente. Lo vemos en política fiscal de comunidades que gobiernan como Madrid y Andalucía, que se centra en bajar impuestos al 0,2% de su población, a lo ricos. Hay mucho ruido y este claramente no ayuda y el que gobierna se desgasta. Es muy fácil decir en la oposición lo que hay que hacer y cuando se llega al Gobierno hacer justo lo contrario, como ocurrió con el PP de Rajoy. Sus resultados están ahí. Que las familias piensen cómo estarían ahora si se hubiesen aplicado sus recetas de la anterior crisis: recortes, austeridad y más desigualdad. ¿Se agotará la legislatura o habrá elecciones anticipadas?Sí. Sin duda tenemos vocación de continuidad. Ahora si hay algo importante sobre todo para las inversiones es la estabilidad política. Creo que España no está para experimentos como las elecciones adelantadas en Andalucía y Madrid que ha hecho el PP. No era el momento. La gente lo que quiere es un gobierno responsable, preocupado por sus problemas y no por las encuestas. Estamos centrados en las personas y sacar adelante el país. Ahora enfrentamos la aprobación de los presupuestos y va a ser un debate intenso pero constructivo. Esperemos que está vez sí y las derechas piensen en España y no en sus réditos electorales y apoyen por una vez un presupuesto que es bueno para España.

Leer más 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.