Rusia presume de cerca del 90% de apoyo a la anexión incluso en territorios que bombardeó recientemente

Tras la aparente victoria del sí a la anexión de las cuatro regiones ucranianas ocupadas, Naciones Unidas y la UE han dejado claro que no reconocerán el resultado. Pero Moscú tiene lista la maquinaria legal para incorporar la parte que controla de Donetsk, Lugansk, Zaporiyia y Jersón. Primero es necesario cumplir los procedimientos parlamentarios en la Duma Estatal y el Consejo de la Federación, las cámaras del parlamento. Solo después de eso se puede firmar el documento final. Lo podría hacer Vladimir Putin este viernes si no hay retrasos. Los medios rusos presumen de que la incorporación es inminente.

Los resultados son difíciles de tomar en serio. Hasta un 99% de apoyo aseguran las autoridades ocupantes que han obtenido en Donetsk. Parece que el 98,4% de los residentes de la República Popular de Lugansk también aprobaron la adhesión, según las mismas fuentes. Las otras regiones han rondado el 90%, incluidas Zaporiyia (93,1%) y Jersón (87%), a pesar de que fueron bombardeadas por las tropas rusas hace meses.

«Somos conscientes del lazo histórico, cultural y espiritual con el pueblo multinacional de Rusia», ha afirmado el jefe separatista prorruso de Lugansk, Leonid Pasechnik, quien poco antes había indicado que viajaría a Moscú, como su homólogo de la región ucraniana de Donetsk, Denis Pushilin, para formalizar la anexión a Rusia.

«Los resultados son claros. ¡Bienvenidos a casa, a Rusia!», ha dicho el martes en Telegram Dmitri Medvedev, expresidente y actual ‘número dos’ del Consejo de Seguridad de Rusia, después de la publicación de los resultados. El jefe instalado por Rusia de la parte ocupada de la región ucraniana de Zaporiyia, Yevgeny Balitsky, ha apelado este miércoles al presidente ruso para que incorpore la región a Rusia.

Este miércoles, Rusia canta victoria en los referéndums para anexionarse estas conquistas de Putin y amenazar a Occidente si alguien las toca. Todo sucede en medio de la condena y la burla internacional del proceso. Ni Kazajistán ni Serbia, dos socios de Rusia, van a reconocer estas anexiones.

Rusia dice que la votación fue voluntaria y que la participación fue alta, pero los residentes que han escapado al territorio controlado por Ucrania en los últimos días han contado a Reuters que las personas eran obligadas a marcar las papeletas en la calle por funcionarios a punta de pistola. Imágenes tomadas estos días han mostrado a funcionarios instalados por Rusia llevando urnas de casa en casa con hombres armados.

Kiev dice que «nunca aceptará los ultimátum rusos». El presidente de Ucrania, Volodimir Zelenski, ha calificado de farsa los «referéndums para unirse a Rusia» que han tenido lugar en los territorios de Ucrania controlados por Rusia. El proceso se ha llevado a cabo sin garantías, en medio de un conflicto y con coacciones. Israel tampoco reconocerá los resultados de los referendos sobre la adhesión a Rusia, pero sí Afganistán, Bielorrusia, Cuba, Nicaragua y Venezuela.

Fuente: https://www.elmundo.es/internacional/2022/09/28/63344c87fdddfff3b58b4585.html

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.