Las 12 leyes que los presupuestos taparán pero que son importantes para el Gobierno (y para usted)

El proyecto presupuestario de 2023 afronta su primera semana decisiva del otoño. El próximo viernes acabará el plazo de presentación de enmiendas a la totalidad, o lo que es lo mismo, de peticiones de devolución. El Gobierno trabaja ya con los grupos parlamentarios para evitar que haya demasiadas, aparte de las del PP y Vox (y quizá Cs), que se dan por descontadas. Si lo logra y después sortea las registradas en una sesión del pleno, continuará un procedimiento que orillará los demás trámites, entre ellos los de 12 leyes prioritarias para el Gobierno, y por su alcance, también para los ciudadanos.

Desde la ley de vivienda hasta la nueva regulación contra el desperdicio alimentario, esta docena de proyectos y proposiciones aguardan el momento en el que el PSOE y Unidas Podemos decidan sacarlas de la pausa parlamentaria o de las prórrogas de los plazos de enmiendas. No parece, por lo que prevén fuentes afines a los partidos del Gobierno, que esto suceda en pocos días, precisamente porque a partir del lunes empezará la andadura de los presupuestos, la ley anual más importante.

Los trámites del proyecto de cuentas públicas gozan de preferencia en el Parlamento. Las demás normativas se quedan en una nevera el tiempo que dure su paso por el Congreso, y luego, por el Senado. Si no sale adelante ninguna enmienda a la totalidad, el fin del viaje de los presupuestos por la Cámara Baja se producirá la última semana de noviembre, en una sesión plenaria específica tras una votación farragosa y eterna. A partir de entonces, a lo largo de diciembre, el Gobierno va a pisar el acelerador legislativo, y el pedal lo tendrá apretado hasta que acabe el año.

Es probable que antes salgan rumbo al Senado proyectos legislativos procedentes de comisiones con competencia legislativa plena (no hace falta el «ok» final del pleno), pero no hay muchos, casi todos son elevados a la máxima instancia del Parlamento.

El inicio del viaje de los presupuestos por el Congreso ha pillado a tres normas a punto de caramelo. Por ejemplo, la nueva regulación de empresas emergentes, llamada coloquialmente como de las start-up, se encuentra con el dictamen de la Comisión de Economía listo. Sin embargo, hasta que se convoque un pleno no podrá celebrarse el debate final y la votación consiguiente. En el calendario avalado por la Mesa habrá sesión plenaria la última semana de octubre para dirimir la suerte de las enmiendas a la totalidad de las cuentas.

Otra norma muy avanzada, aunque no tanto, es la del nuevo sistema universitario. Y una que apenas ha avanzado en el trámite, pero que los socios del Gobierno quieren propulsar en la Comisión de Derechos Sociales es la de bienestar animal. Esas sesiones en comisión sí pueden convocarse, aunque los grupos pequeños y los diputados del Mixto pondrán en el grito en el cielo. Para ellos y ellas, trabajar a la vez en diferentes leyes es un engorro, sencillamente porque no pueden repartirse las tareas con otros compañeros con tanta facilidad como ocurre en los grupos grandes, y menos si hay presupuestos por medio.

En cualquier caso, el cupo de normativas o reformas cerca del final del trámite es magro en comparación con el de las leyes que PSOE y Unidas Podemos se proponen aprobar antes de de finales de año, y más a largo plazo, antes del periodo electoral de mayo de 2023, pero que ahora están detenidas por desacuerdos políticos.

La derogación de la ley mordaza está bloqueada; la ley de vivienda, también. No se ha dado avance alguno en la que castiga con más dureza el maltrato animal. En la del aborto perviven susceptibilidades, aunque no tantas como en la ley trans, que va a tener una vida parlamentaria convulsa. Las fuentes añaden una proposición casi olvidada, pero que seguramente renacerá: la de salud mental. «Unidas Podemos presionará para retomarla y tramitarla», asume un diputado.

Más allá de la problemática política que envuelva a una ley o a otra, la realidad es que durante mes y medio la tramitación parlamentaria va a tapar todas las demás normas, entre ellas 12 que, bien por interés del Gobierno, bien por la incidencia que podría tener en el día a día ciudadano, difícilmente se quedarán atrapadas en el cajón de una comisión. Esas normas son:

ROYECTO DE LEY DEL ABORTO

Superó hace pocos días las enmiendas a la totalidad y espera trámite en la Comisión de Igualdad. La norma, impulsada por la ministra Irene Montero, quien en la sesión del pleno del Congreso que permitió la continuación del procedimiento defendió el texto con vehemencia, garantiza la venta obligatoria de la píldora del día después en todas las farmacias y su dispensa gratuita en los centros de salud. Además, facilita interrupciones de embarazos no deseados en los centros hospitalarios más cercanos y reconoce las bajas menstruales por reglas incapacitantes.

BIENESTAR DE LOS ANIMALES

Hay más de 13 millones de animales de compañía registrados en España, señala la exposición de motivos del proyecto. Ahora bien, el 50% se cree que está fuera del «control oficial». La norma pretende articular mecanismos legales que, aparte de fortalecer la protección, disuada del abandono, que se considera alto en el país. Hay un problema aquí: el PSOE defenderá una enmienda para excluir a los perros de caza y a los de las fuerzas de seguridad del Estado, lo que Unidas Podemos no comparte.

Relacionada con ésta, el Gobierno pretende impulsar una reforma del Código Penal, lo que ha de hacerse por ley, para castigar malos tratos a animales domésticos y a animales en libertad y silvestres.

PROYECTO DE IGUALDAD DE PERSONAS TRANS

De las más conflictivas a pesar de que, como indica el Ministerio autor del texto, el de Igualdad, ha aumentado el número de delitos de odios por LGTBI-fobia o transfobia: un 67%, en concreto. La norma consagra la libre determinación de la identidad de género, el aspecto más polémico porque ha fracturado el feminismo. De entrar en vigor, acabará con la obligación de hormonarse para el cambio de sexo, de manera que será la propia persona la que decida.

PROYECTO DEL SISTEMA NACIONAL DE SALUD

Conocida como «ley Darias». A la ministra de Sanidad le costó salvar las enmiendas a la totalidad porque hasta Unidas Podemos puso pegas. Estimó que no derogaba la regulación de la época de José María Aznar, y por tanto, que no daba un portazo a la posibilidad de las privatizaciones. Además de ampliar el acceso universal al sistema sanitario, por ejemplo a los desplazados solicitantes, unifica la cartera de prestaciones.

PREVENCIÓN DEL DESPERDICIO ALIMENTARIO

Una regulación que despliega una serie de disposiciones, concernientes a todos los agentes de la cadena alimentaria, para la reducción de pérdidas de alimentos y un aprovechamiento óptimo conforme a la normativa de residuos.

REGULACIÓN DE LA ATENCIÓN A LA CLIENTELA

Un texto que regulará un régimen de atención telefónica al cliente y que, como aspecto a remarcar, incidirá en la lucha contra la exclusión de determinados sectores de población de los servicios de las entidades financieras.

PROYECTO DEL SERVICIO PÚBLICO DE JUSTICIA

Una propuesta que está pasando desapercibida a pesar de que se propone, ni más ni menos, que acercar la administración de justicia a la España vaciada. Para ello, regula una evolución de aquellos juzgados de paz creados en el siglo XIX. Contempla la creación de la Oficina de Justicia en el municipio.

Por si fuera poco interesante, esta semana el PSOE y el PDeCAT han acordado tramitar aquí una serie de enmiendas encaminadas a agilizar los procesos de desalojo de inmuebles «okupados».

IMPUESTOS A ENERGÉTICAS Y BANCOS

Una medida clave en el giro del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, a políticas nítidamente progresistas. Hacienda espera recaudar, una vez en aplicación, 2.000 millones dentro del sector de la energía y 1.500 dentro del ámbito de las finanzas.

CONTRA EL PROXENETISMO

Una propuesta del PSOE que busca la abolición de la prostitución mediante cambios en el Código Penal, que pasaría a castigar, también, la tercería locativa, es decir, el alquiler de locales.

PROYECTO DE LEY DE VIVIENDA

La madre de todas las leyes por su relevancia y porque está suscitando beligerancia política. Desde febrero vive en el Congreso sin que nadie le haga caso. Los grupos, sobre todo los de izquierdas, ocasionalmente piden que se desatasque. En el PSOE son conscientes de que se ha convertido en un embrollo difícil de desenroscar. Todas las fuentes dan por hecho que va a causar «dolores de cabeza» al Gobierno.

PROPOSICIÓN SOBRE SALUD MENTAL

Esta proposición lleva aún más tiempo de residencia en el Congreso, pero residencia olvidada. Desde noviembre aguarda el momento del trámite sin suerte. La firma Unidas Podemos, y es de esas normas que salen a la luz de vez en cuando por declaraciones, no por hechos. En el articulado, los «morados» reclaman la fijación de unos ratios de psiquiatras, psicólogos y enfermeros especializados por cada 100.000 habitantes. Exactamente pide 18 psiquiatras, 18 psicólogos y 23 enfermeros.

DEROGACIÓN DE LA LEY MORDAZA

Otro proceso detenido en el tiempo, ya polvoriento. PSOE y Unidas Podemos lograron hace casi un año pactar las enmiendas conjuntas, y con ellas, ajustar el posible nuevo contenido de la ley de seguridad a las dos sentencias que al respecto ha emitido el Tribunal Constitucional. Grabación de imágenes de agentes, uso de material antidisturbios, tiempo de retención en comisarías… Aspectos que los grupos del Gobierno y sus aliados no logran cerrar.

Leer más 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.