Por qué nuestros ojos pueden cambiar de color con los años

Las primeras imágenes del bebé recién nacido que aparecieron en nuestro chat familiar mostraban una cara encantadora y sorprendida con grandes ojos gris pizarra, de forma similar a los ojos marrones de su padre, pero de un color más cercano al verde de su madre.

Sin embargo, cuando cumplió dos años, las fotografías revelaron que se había convertido en un niño feliz con ojos del mismo tono marrón oscuro que los de su padre, sin ningún rastro del gris oscuro de esas primeras fotografías.

Podríamos pensar en el color de nuestros ojos como uno de nuestros rasgos físicos definitorios, tan personal para nosotros como la forma de nuestra nariz o cuánto sobresalen nuestras orejas.

Es un rasgo que a menudo también puede dejar una impresión duradera en nosotros: el color de los ojos puede incluso influir en la confianza que alguien deposita en nosotros.

Pero, sorprendentemente, el color de nuestros ojos no siempre permanece constante a lo largo de nuestras vidas.

De hecho, una amplia gama de influencias externas pueden cambiarlo, desde lesiones hasta infecciones y daños por el sol.

Y a veces el cambio parece suceder espontáneamente.

¿Ojos azules?

La evidencia sugiere que si el color de los ojos de un bebé cambia o no, depende mucho del color en sí.

Un estudio dirigido por Cassie Ludwig, oftalmóloga del Byers Eye Institute de la Universidad de Stanford, analizó a 148 bebés nacidos en el Lucile Packard Children’s Hospital de California y registró el color del iris al nacer.

Un bebé con los ojos azules

Casi dos tercios de los bebés nacieron con ojos marrones y una quinta parte con ojos azules.

Dos años más tarde, Ludwig y sus colegas encontraron que de los 40 bebés de ojos azules en el estudio, 11 tenían ojos marrones a la edad de dos años, tres tenían ojos color avellana y dos tenían ojos verdes.

De los 77 recién nacidos de ojos marrones, casi todos (73) todavía tenían ojos marrones a la edad de dos años.

Parece, entonces, que los ojos azules son mucho más propensos a cambiar que los ojos marrones durante las primeras etapas de nuestras vidas.

¿Pero por qué?

Una pista radica en el hecho de que cuando los ojos de los bebés cambiaron de color, tendieron a oscurecerse, no a aclararse.

En el estudio de Ludwig, un tercio de los ojos de los bebés cambiaron de color en sus primeros dos años, siendo el cambio más común que los ojos se oscurecieran.

Solo cinco de los 148 niños del estudio (3,4 %) tenían ojos que se aclaraban con la edad.

La tendencia hacia el oscurecimiento puede deberse a la acumulación de un pigmento protector en los iris, pero hablaremos de esto más adelante.

Estudio en gemelos

Este cambio de color relativamente común y saludable se limita principalmente a la primera infancia.

En otro estudio en Estados Unidos, que siguió a más de 1.300 gemelos desde la infancia hasta la edad adulta, el color de los ojos por lo general dejó de cambiar a la edad de seis años, aunque en algunos casos (10-20 % de los estudiados), continuó cambiando durante la adolescencia y en la edad adulta.

Una mujer con los ojos verdes
Pie de foto,Los humanos no son los únicos animales cuyos ojos cambian de color.

Entre los gemelos no idénticos, era más probable que el color de los ojos divergiera en la vejez que entre los gemelos idénticos.

Esto sugiere que hay un elemento genético en la propensión a cambiar el color de los ojos, señala David Mackey, profesor de oftalmología en el Lions Eye Institute de la Universidad de Australia Occidental.

Después de sentir curiosidad por el fenómeno del cambio de color de ojos, Mackey descubrió que estos dos estudios eran más o menos toda la investigación que se había realizado sobre el cambio de color de ojos en la infancia.

Lo que esperan los papás

Como anécdota, descubrió que no era raro que los padres esperaran que los ojos de sus bebés cambiaran de color.

«Escuché a los padres y a sus amigos decir: ‘Oh, sí, el bebé nació con ojos azules, pero eso cambiará en los próximos años'», dice.

«Me di cuenta de que no podía encontrar ningún dato sobre esto. Encontré esos dos estudios bastante pequeños, pero muestran que el color de los ojos cambia«.

Aunque los datos son limitados y solo se han llevado a cabo en un solo país, Estados Unidos, los cambios en el color de los ojos parecen ser más comunes entre las personas del norte de Europa, de las islas del Pacífico o de raza mixta.

Pupilas
Pie de foto,Las pupilas responden inmediatamente a la luz.

Hay paralelismos con los cambios que a veces se observan en el color del cabello durante la infancia.

«Verás fotos de algunos niños que son rubios cuando eran bebés, pero tienen cabello castaño bastante oscuro cuando crecen», dice Mackey. «El pigmento en tu cabello puede aumentar gradualmente con el tiempo, y eso probablemente se deba a que las células que producen pigmento en realidad están acumulando su número y migrando al área».

Puede que con los ojos pase lo mismo, sugiere.

La importancia de la melanina

Quizás hay mayores cantidades de pigmento que se acumulan en los meses o años posteriores al nacimiento.

«El pigmento principal en los ojos es la melanina y es la forma en que se distribuye la melanina lo que te da los diferentes colores de ojos«, dice.

«Hay una clasificación: tienes ojos azules, algunas personas también hablan de gris, pero en realidad es una variante del azul, luego tienes las combinaciones avellana y verde, y luego tienes el marrón, y eso puede ser ligeramente marrón o extremadamente marrón. Todo eso está relacionado con la cantidad de melanina que hay».

Los niveles más altos de melanina pueden tener una función beneficiosa bajo la luz solar intensa, ya que en la piel, el pigmento ofrece protección contra el daño solar.

En los iris con poca melanina, el color azul proviene de la forma en que las fibras de colágeno en la parte posterior del iris dispersan la luz, de la misma manera que el cielo parece azul debido a la forma en que la luz se dispersa en la atmósfera.

Pero la razón por la que los ojos de algunos niños acumulan más melanina con el tiempo, sigue siendo un misterio, dice Mackey.

Un bebé de piel oscura con los ojos verdes

«En realidad, no sabemos qué influye en esos cambios de color», dice Mackey, pero bien podría haber un factor ambiental en juego.

«Casi se puede decir que para todo hay una interacción de la genética y el medio ambiente, incluso para las cosas que consideramos totalmente genéticas o totalmente ambientales», dice Mackey.

«Pero, ¿qué factores ambientales podrían influir? Realmente no tenemos esos datos para la población general».

Si bien muchos de los cambios en el color de los ojos son inofensivos, también pueden estar relacionados con algo más serio, como lesiones, infecciones o daño solar.

Uno de los cambios oculares más conocidos por una lesión fue el ojo izquierdo de David Bowie.

La sorprendente diferencia entre su ojo izquierdo oscuro y su ojo derecho azul pálido fue el resultado de un puñetazo en la cabeza que le dilató permanentemente la pupila izquierda, una condición conocida como anisocoria.

Sin embargo, el golpe no cambió el color azul del iris de Bowie, fue la pupila agrandada lo que hizo que su ojo izquierdo se viera más oscuro.

Una fotografía de David Bowie en la que se ve un ojo azul y uno casi marrón.
Pie de foto,Uno de los cambios oculares más conocidos por una lesión fue el ojo izquierdo de David Bowie.

Sin embargo, es posible que una lesión altere el color del iris, dice Mackey.

«Eso puede suceder, si entra mucha sangre dentro que puede manchar partes del ojo. O simplemente puede tener todo el pigmento revuelto por todas partes y se asienta».

Es más común que la infección sea la causa principal.

Un caso famoso de heterocromía verdadera, donde difiere el color del iris, es el de la actriz Mila Kunis, cuyo ojo derecho es marrón y el izquierdo verde.

La heterocromía de Kunis se debió a una infección del iris, que destruyó parte del pigmento de su ojo izquierdo.

«Algunas enfermedades infecciosas pueden hacer que el pigmento desaparezca», dice Mackey.

Una es la ciclitis heterocrómica de Fuch, que es causada por una infección viral, a menudo rubéola, también conocida como sarampión alemán.

«Al virus le gusta vivir en el ojo, y eso puede estallar más adelante y hacer que pierdas pigmentación allí».

Otros virus también pueden prosperar en el interior del ojo y, a veces, afectar la pigmentación.

Un majestuoso reno mirando al sol en un bosque verde
Pie de foto,Los renos experimentan un cambio notable en el color de los ojos según la temporada, en una parte del ojo que no poseen los humanos.

En un caso extremadamente raro, un sobreviviente de ébola experimentó un cambio en el color de los ojos de azul a verde cuando se descubrió que el virus persistía en el líquido de sus ojos después de haber sido eliminado de otras partes de su cuerpo.

A veces, un cambio en la coloración de los ojos no afecta a todo el iris, sino que deja pequeñas manchas.

La aparición de manchas pálidas conocidas como manchas de Brushfield puede aparecer en el iris de las personas con síndrome de Down, mientras que las manchas marrones llamadas nódulos de Lisch son un signo común de la condición genética neurofibromatosis tipo 1.

Y al igual que en la piel, pueden aparecer pecas y lunares en el iris y en otras partes del ojo.

«Es posible que tengas una peca que no afecta», dice Mackey. «Pero para algunas personas, pueden convertirse en tumores y pueden ser un problema grave«.

De hecho, aunque la mayoría de los cambios en el color de los ojos son una fuente benigna de fascinación para quienes los presencian, Mackey advierte que siempre vale la pena estar atento a un cambio menos bienvenido.

Fuente: https://www.bbc.com/mundo/vert-fut-63133350

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.