junio 15, 2024

Henry Cucalón: ‘la irracionalidad selló la disolución de la Asamblea’

El Ministro de Gobierno recibió en su despacho a LA HORA, para hacer un balance sobre la respuesta del país ante la muerte cruzada, el clima de tranquilidad y los próximos pasos del gobierno de cara a los próximos escenarios políticos.

Cucalón celebró la tranquilidad y la madurez del pueblo ecuatoriano que, pese a los llamados a las calles, ha demostrado los problemas de la democracia no deben solucionarse generando caos en las calles. Y destacó que los grandes derrotados han sido quienes esperaban incendiar al país.

Consideró además que uno de los grandes retos para el pueblo ecuatoriano es hacer uso de la lección aprendida para no repetir el mismo escenario.

P.- ¿Cuál es su visión después de esta primera semana después de la disolución de la Asamblea Nacional?

R.- Primero destacar la absoluta tranquilidad ciudadana. Todos los agoreos del desastre, del fenómeno (Pedro) Castillo, de que se iban a incendiar las calles, una vez más se quedaron callados. 

P.- ¿A qué le atribuye? 

R.- A la madurez democrática de la ciudadanía y al irrestricto apego a la Constitución de la decisión adoptada. 

P.- ¿Es madurez o es apatía ya de lo político? 

R.- Bueno, a lo mejor los pueblos que tienen apatía son maduros democráticamente. Los gobiernos merecen ser criticados, merecen ser inclusive rechazados, pero eso no significa que deba estar en la calle, no protestando, qué es totalmente válido. Este es un fenómeno interesante, mezcla la apatía, mezcla el cierto rechazo que puede existir, ve las encuestas de popularidad, etcétera, aquí nunca se ha vivido una expresión proclive a un derrocamiento o al odio hacia el mandatario. Si usted se fija algo, a todas luces aquí hubo un plan que comenzó en enero, era un plan para derrocar al presidente, venía con las denuncias, que narcotraficante, que traición a la patria, un informe, el juicio, pero en el interin le falló una pata, que era el calentamiento de calles. Lo que querían era que el presidente se caiga, armar esos escenarios de tumulto y después que el congreso ratificara la salida, la famosa fórmula de la cesación. Ese era el plan original, pero les falló, por algún factor, no hubo convulsión en las calles.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *