mayo 25, 2024

Una escala incómoda activa las alarmas en China

La cancillería de China ha señalado que “las reiteradas escalas” de integrantes del Gobierno de Taiwán en Estados Unidos dañan los intereses de los ciudadanos taiwaneses al permitir la “cooperación de fuerzas externas”.

Esta semana el vicepresidente taiwanés, William Lai, realizó una escala en Nueva York en camino a Paraguay, donde asistió a la investidura del presidente Santiago Peña, antes de ir a San Francisco en su viaje de regreso a Taiwán. En el periplo indicó que las relaciones entre Estados Unidos y Taiwán son “inusitadamente buenas”; un viaje y unas declaraciones que han sido duramente condenados por China.

El líder taiwanés es favorito para los comicios presidenciales de su país en enero próximo; el vuelo de China Airlines en el que viajaba Lai desde Taipei aterrizó en el aeropuerto John F. Kennedy de Nueva York. Al respecto, ni Taiwán ni Estados Unidos han dado detalles exactos sobre su agenda en Estados Unidos, en un intento por mantener sus relaciones en bajo perfil.

El Partido Comunista de China continental piensa que Taiwán no tiene derecho a llevar a cabo relaciones exteriores. En este sentido, para el gobierno chino, Taiwán es una de sus provincias, pese a su separación desde el final de la Guerra Civil en 1949; por lo que este tipo de gestos, reuniones y viajes se entienden como provocaciones políticas.

Bajo esta perspectiva, el Gigante Asiático reclama a Taiwán como parte de su territorio, por este motivo se opone a las paradas estadounidenses de las autoridades del poder ejecutivo taiwanés, calificándolas de “alborotadoras” e incluso afirmaron que China tomaría “medidas firmes y contundentes para defender su soberanía nacional e integridad territorial”.

En abril de este año, China realizó tres días de ejercicios militares después de que la presidenta taiwanesa, Tsai Ing-wen, se reuniera con el jefe de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, Kevin McCarthy, en California.  Por su parte, Taipéi ha tratado de restar importancia a la parada de Lai, destacando que ha ocurrido otras veces y ha pedido a Pekín que no “sobrerreaccione”.

Estados Unidos ignora las principales preocupaciones de China y mantiene una serie de contactos con ciudadanos taiwaneses; lo cual aumenta deliberadamente las tensiones en el estrecho de Taiwán; eventos que en el tiempo se han convertido en un “bomba de tiempo” y empuja al pueblo taiwanés a una serie de conflictos diplomáticos que en un su momento podrían desencadenar ruptura de relaciones o una guerra.

De interés: Autoridades chinas han denunciado la contradicción de Washington, que comparte el principio de una sola China; pero, al mismo tiempo ejerce alienta al separatismo en Taiwán.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *