abril 21, 2024

Inflación de 3,2% en Estados Unidos

El incremento estaba dentro de las expectativas del mercado, pues, una encuesta realizada a Economistas de Bloomberg estimaba que la proyección anual sería de 3,3%; por ende, resultó más moderado de los previsto.

Tras haber marcado su máximo nivel en cuatro décadas, la inflación en Estados Unidos bajó en el último año desde un impactante 9,1% a un 3,2% en junio. Esto tiene mucho que ver con la política monetaria de la Reserva Federal, que se embarcó en una sucesiva y profunda subida de tasas de interés para controlar la escalada de precios.

Pareciera ser que la mayor economía del mundo logró controlar bastante bien las presiones inflacionarias, pero en realidad, ha sido un camino mucho más complejo de recuperación.  Comparado con los otros países más ricos como Alemania, Reino Unido, Francia, Italia, Canadá y Japón; la economía norteamericana bajó el costo de la vida más velozmente después de haber registrado un récord histórico.

A pesar de los indicadores de recuperación, los precios al consumidor en Estados Unidos aumentaron moderadamente en julio; por ejemplo, la variación de los precios de la vivienda duplicó la de la canasta familiar en general, los arriendos más altos se vieron contrarrestados principalmente por la disminución de los costos de bienes como vehículos motorizados y muebles.

Por otro lado, datos como la subida del precio del gas añaden un elemento de incertidumbre ante posibles nuevas presiones sobre los precios, el dólar perdía terreno durante el inicio de agosto frente a las principales divisas. Pero, tras conocerse el IPC de julio los futuros de los índices bursátiles ampliaron sus ganancias.

Los avances en materia de inflación, combinados con un sólido crecimiento económico y un mercado laboral saludable, representan otro paso en la dirección correcta para la reserva. Los tipos de interés más altos de los últimos 22 años han contribuido a calmar las presiones sobre los precios, pero aún no han llevado al país a una recesión que muchos economistas consideraban inevitable; por lo tanto, el organismo monetario no espera doblegar la inflación en los próximos dos años, lo cual no es un panorama alentador.

Los datos de inflación en Estados Unidos son importantes no solo por tratarse de la mayor economía del mundo, sino porque, además, son determinantes para poder anticipar la futura evolución de los tipos de interés en el país. Es la Reserva Federal a través de su Comité Federal de Mercado Abierto la que decide cuánto cuesta el dinero en EEUU.

De interés: La nueva tasa de inflación también está muy por debajo del 9,1% que alcanzó en junio del año pasado, un máximo de cuatro décadas, aunque sigue siendo más alta que el 2% estimado por la Reserva Federal.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *