mayo 25, 2024

10% de los niños ecuatorianos ha pensado en suicidarse ¿cómo tratar la depresión?

Si bien un reciente estudio elaborado por World Vision y el Ministerio de Educación dan cuenta que el 76% de los niños se consideran felices en Ecuador, también se revelaron cifras preocupantes sobre el estado de su salud mental. La depresión y la ansiedad han ganado terreno y la data evidencia que no solo afecta a adultos, sino incluso a niños de tan solo tres años.

El Ministerio de Salud reveló a El Telégrafo que el 20% de los niños y adolescentes ha sufrido depresión y el 10% de los menores ha pensado hasta en atentar contra su vida. En total de enero a mayo de 2023 se han atendido a 14,068 personas de entre 3 y 19 años de edad por un trastorno mental. De ellas, 10.304 corresponden a mujeres y 3.764 a hombres.

La encuesta “Tu voz, tus derechos” se realizó a 247.106 niños a escala nacional y detalla también que el 32% ha sido víctima de acoso escolar, el 11,6% se siente estresado, el 6% cansado y el 2% triste.

La psicóloga clínica, Tania Pico, sostiene que el equilibrio en la salud mental es importante para el desarrollo de los niños, pero para que ellos puedan crecer sanos y felices lo primordial es que sus padres también lo sean.

¿Qué es la depresión y por qué se produce a temprana edad?

Para entender por qué aparece a tan temprana edad, primero se debe definir qué es la depresión. Según la psicóloga educativa, Andrea Clavijo, es un trastorno mental que se caracteriza por sentir tristeza o irritabilidad bastante persistente para interferir con el funcionamiento o provocar una angustia considerable.

Además, podemos diferenciarla porque “el estado habitual deprimido generalmente dura días, pero el trastorno depresivo puede durar semanas o meses y viene acompañado, en ciertos casos, de pensamientos suicidas”, enfatiza.

Las causas son variadas, Pico indica que en los niños se provoca por situaciones de violencia, de riesgo o cambios que requieran adaptación como divorcios, lugar de residencia, instituciones educativas o la llegada de un nuevo hermano.

“Hay que tener claro que la tristeza o coraje son emociones normales, pero se vuelven patológicas cuando ya no nos podemos autorregular de acuerdo a nuestro desarrollo”, explica Pico.

¿Cómo identificarla y tratarla?

Existen síntomas y signos que nos pueden alertar si un niño o niña tiene depresión, y estos pueden ser:

  • Preocupación excesiva por tareas escolares
  • Retraerse y evitar la interacción social
  • Irritabilidad que puede manifestarse como hiperactividad y comportamiento agresivo
  • Si de un momento a otro deja de hacer las cosas que le gustaban
  • Exceso de sueño o falta de el
  • Retroceso en el control de esfínteres

De allí que ambas expertas recomiendan hablar constantemente con los hijos y escucharlos sin juzgar, tener tiempo de familiar, fortalecer su autonomía permitiendo que hagan tareas por sí mismo como comer o asearse, educar con afecto y coherencia, entrenar la tolerancia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *