febrero 23, 2024

¿Cuánto cobra Messi por hacer turismo en Arabia Saudita?

Promociones, posteos en redes sociales, visitas y vacaciones familiares son algunos de los ítems incluidos en el convenio de Lionel Messi.

La imagen se resume en: Lionel Messi tomó asiento al borde de un barco, estiró una pierna y posó para la fotografía que anunciaría el comienzo de su asociación pública con Arabia Saudita.

Fue compartida con los más de 400 millones de seguidores de Messi en Instagram el 9 de mayo de 2022. El pie de foto en dos idiomas que decía: “Descubriendo el Mar Rojo #VisitSaudi”. Horas antes, había sido recibido en el reino por el ministro de Turismo saudí, que se jactó en Twitter de que, aunque era la primera visita de Messi al país, “no será la última.”

La foto de Messi, en el Mar Rojo, probablemente le reportó unos USD 2 millones de dólares. Ese, según menciona La Nación de Argentina, sería el primer para cumplir su acuerdo con el reino, que vale millones más.

Los detalles del papel de Messi como publicista bien remunerado de Arabia Saudita figuran en una versión no divulgada previamente de su contrato con la autoridad turística que fue revisada por The New York Times. El contrato muestra que Messi podría recibir hasta 22,5 millones de euros, unos USD 25 millones de dólares, durante tres años por poco trabajo real:

  • unas pocas apariciones comerciales
  • un puñado de publicaciones en las redes sociales y
  • algunas vacaciones con todos los gastos pagados al reino con su familia y sus hijos.

En Arabia Saudita se espera que  Messi comparta imágenes de esos viajes -marcadas con un hashtag aprobado por Arabia Saudita- con sus numerosos seguidores en Internet.  Eso no es todo, el documento también contiene una condición importante para los funcionarios saudíes: Messi no puede decir nada que pueda “manchar” a Arabia Saudita, un país que se ha enfrentado a críticas generalizadas por su historial de derechos humanos.

Estos detalles del acuerdo con Messi ofrecen una visión interna del uso que hace Arabia Saudita para reclutar atletas de renombre en su esfuerzo por mejorar su imagen global. Los detractores de Arabia Saudita califican esta estrategia de “lavado de imagen deportivo”: utilizar el deporte y sus figuras para encubrir el historial de derechos humanos del país, su trato a las mujeres, el asesinato del columnista del Washington Post Jamal Khashoggi y otras acciones autoritarias.

En los últimos años, Arabia Saudita ha gastado miles de millones en grandes participaciones en el deporte profesional: la compra de un equipo de fútbol de la Premier League. campeonatos de boxeo, una fecha en el calendario de carreras de Fórmula 1. Y, más recientemente, una descarada incursión en el golf profesional.

El reino ha ofrecido cientos de millones de dólares más para atraer a Cristiano Ronaldo, Karim Benzema y docenas de otras estrellas del fútbol para que jueguen en la liga nacional del país. Messi, por ejemplo, rechazó una oferta similar y optó por fichar por el Inter de Miami, de la Major League Soccer estadounidense.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *