junio 19, 2024

Hablaron durante cuatro meses por videollamada hasta que se pudieron conocer en persona

Por el momento, sus recuerdos los motivan. La historia se volvió viral que hasta la agencia de viajes australiana Flight Centre ofreció financiar el siguiente viaje de la joven a Ecuador.
“No podía creer que alguien que se formó en la selva amazónica, en ese pedazo de tierra exótica, me respondiera. Para una chica que vive una vida occidental en la costa de Queensland, que siempre va a la playa, que vive en una casa, hablar con alguien del Amazonas que vive en una cabaña, era tan surrealista”, contó en una entrevista para el medio local news.com.au.

Después de cuatro meses, en marzo de 2024, sus planes comenzaron a volverse realidad. La joven renunció a sus trabajo y planeó un viaje hacia Sudamérica. Su itinerario incluía paradas en Perú, Argentina, Brasil y, por supuesto, Ecuador. “Para volar desde mi ciudad hasta mi destino final en Sudamérica, tomó más de 30 horas de viaje y cuatro vuelos”, confesó sobre el trayecto.

Una vez en Ecuador tuvo que viajar cinco horas en bus, para poder desplazarse desde Quito hasta Guayusa Runa, la comunidad de Pitiruk, en Puyo.
La espera valió la pena cuando se vieron en persona. Hauenschild contó que el momento fue mágico y pasó dos semanas aprendiendo sobre la cultura del ecuatoriano. “Inesperadamente, para ambos, desarrollamos una conexión innegable”, narró en el video mientras mostraba imágenes junto a su “Tarzán”.

“Simplemente, no podía creer que fuera real. Era mi primera vez en Ecuador y solo quería asegurarme de ser realmente respetuosa, pero no podía borrar la sonrisa de mi cara”, le dijo al medio local.”¿Cruzaría el mundo por un extraño?”, es lo que pregunta la joven al iniciar su video. Hauenschild contó que encontró el perfil de Pitiruk un día como cualquier otro mientras navegaba por Instagram. Decidió mandarle un mensaje para conocer más sobre su cultura y estilo de vida y, para su sorpresa, él le contestó. Con el tiempo intercambiaron los mensajes por las videollamadas para poder mostrar sus alrededores y cómo eran sus vidas al otro lado del mundo. Hablaban sobre lo que hacían en el día, lo que comían y cómo vivían en sus respectivos rincones del planeta.

“Empezamos a charlar tanto que surgió el tema del encuentro”, relató la australiana. Cada momento fue mágico y nuestro objetivo es volver a estar juntos lo antes posible”, expresó.

Ahora, solo necesita dinero para otros costos, como el transporte, manutención y cuidado del hogar durante su estadía. Por lo tanto, abrió una campaña para recaudar fondos en GoFundMe con el fin de conseguir dinero para los posibles tres meses que pasaría en Ecuador.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *