junio 24, 2024

La ácida pugna judicial oculta los problemas reales del sistema

El culebrón por la baja calidad de la Justicia en Ecuador sube de tono. Los reclamos ya no son solo de usuarios por falta de celeridad en los procesos. Ha llegado a lo más alto de las funciones del Estado, donde sus principales actores protagonizan una encarnizada lucha de poderes que golpea a la baja credibilidad de la Justicia.

La encuestadora Click, en su medición de mayo, mes de la muerte cruzada, señala que la Justicia nacional está entre las instituciones con mayor rechazo del país. Los datos indican que solo superaba a la Asamblea, que en ese entonces tenía un 4% de imagen positiva.

La Justicia obtuvo un 87,4% de imagen negativa y apenas un 12,5% de la positiva. En esa medición las FF.AA. fueron las mejor valoradas con un 54,2%.

Pero eso no parece ser relevante en estos días entre los actores judiciales. Hay un hecho que marca la última disputa. En las alturas del Poder Judicial, el motivo es la cuestionada actuación del juez supremo Walter Macías.

Un juez nacional es una de las mayores autoridades en la Función. Son como los generales en la Fuerza Pública. Los mejor capacitados, de amplia experiencia, respetables. Están revestidos de plena autoridad. Se supone que esos jueces cometen una mínima cantidad de errores y, obviamente, están alejados de inmoralidades y actos de corrupción.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *