abril 21, 2024

Otra batalla: El litio latinoamericano en la mira de estadounidenses y chinos

[responsivevoice_button voice=”Spanish Latin American Female” buttontext=”Pulsa para escuchar”]


Otra batalla: El litio latinoamericano en la mira de estadounidenses y chinos

Redacción: Dra. Jenifer Rojas | Para: Coral Noticias

Las reservas de litio en Bolivia, Argentina y Chile están en el centro de un conflicto silencioso entre Estados Unidos y China; un recurso esencial para el desarrollo de industrias emergentes.

El interés de múltiples gobiernos e inversores ha concentrado la atención en el Triángulo del Litio Sudamericano; pues, más de la mitad del litio del mundo se encuentra en sus territorios. Países como China y Estados Unidos no desean perder la oportunidad de contar con un metal tan vital para el desarrollo tecnológico o la seguridad nacional.

Una extensa zona del Salar de Atacama compartida entre Bolivia, Argentina y Chile concentra cerca del 30% de la producción global y la mayor reserva mundial de este “oro blanco”, el cual abre un nuevo capítulo en la encarnizada batalla por la supremacía en el reparto del mundo entre norteamericanos y chinos; una lucha oculta detrás del cambio climático, la economía verde y las energías limpias.

Desde hace años, China ha puesto el foco en los minerales más codiciados por el comercio global con el objetivo de recuperar parte de su independencia energética, entre ellos el litio. Otros países lo han hecho también, pero parece que el gigante asiático ha llegado primero. Por su parte Estados Unidos ha denunciado la agresividad del gigante asiático en la explotación de este recurso.

La industria del litio en Estados Unidos está rezagada y en China muy avanzada, los chinos controlan y refinan el 60% de la producción mundial de litio, los mercados de coches eléctricos en el mundo y dominan los mercados de las baterías eléctricas entre el 80 y el 90% de la capacidad global; incluso, seis de los diez mayores productores de batería para vehículos eléctricos tienen sede en China.

Estados Unidos está interesado en evitar la penetración China en la explotación de uno de los metales más livianos, utilizado para la producción de baterías, la electro-movilidad, energías fotovoltaica y eólica, además del empleo en la medicina y en la cosmética, entre los múltiples beneficios de este preciado metal localizado en Latinoamérica.

La guerra del litio contra China empezó en la administración de Donald Trump, cuando declaró una emergencia nacional para desarrollar una política estratégica de control de las reservas de litio en el mundo y enfrentar los avances chinos en esa industria. Sin embargo, la administración Biden debe comprometerse con diversificar sus cadenas de suministro globales para electrificar el mercado de automóviles, debe abandonar las políticas arcaicas en América Latina y construir una relación más transparente con Bolivia, Argentina y Chile.

Recuerda: Cada vez se avizora más una guerra tecnológica entre Estados Unidos y China, que se decidirá no sólo en los países del Mar de China, ya que puede extenderse hacia el Cono Sur de América Latina.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *