febrero 23, 2024

Sepultar el futuro con el petróleo._ José Gonzalo Bonilla

Estamos a pocos días de que los ecuatorianos a más de elegir nuevo presidente y asambleístas respondamos a una consulta popular. Esta versará sobre una pregunta planteada por un minúsculo grupo de ecologistas.

¿Estamos dispuestos a dejar enterrados los recursos naturales que permitirían a los ecuatorianos el desarrollo social y económico de los ecuatorianos? ¿O, salvamos cuál hormiguita atómica el planeta?

Vivimos de recuerdo llenos de historias pírricas. Antes fue esa historia pírrica de la bandera de Abdón Calderón, que mantuvo con sus dientes el estandarte libertario. Ahora, quieren ser aquel país pequeño que deja enterrado el petróleo como ningún otro país más desarrollado lo haya hecho. Queremos ser, como decían los quiteños antiguos, pobres, pero eructando a pavo.

El Ecuador se ha llenado de consultas más que un cuestionario de la revista de variedades “Vanidades”. Hemos pasado en consultas estériles, perversas y hasta autodestructivas. Consultamos las peleas de gallos y corridas de toro; consultamos si el grillete que nos pongan tiene que ser de color dorado o plateado. Hoy vivimos no de corridas de toros ni gallos pero encadenados a una constitución que ha sido garantista de los derechos de los poderes omnímodos y corruptos. El pueblo ecuatoriano le ha dado respiración de boca a boca a un partido político que nos tiene partidos. Partidos entre nosotros; partidos con un futuro de progreso. Partidos de un sistema jurídico justo, legal y legítimo. Partidos de un futuro de esperanza.

El 20 de agosto próximo asistiremos una vez más a elegir autoridades nacionales. Esta vez será entre siete candidatos vivos y uno asesinado. Fernando Villavicencio, aunque asesinado, estará presente en el imaginario de los electores. Lo asesinaron las mafias del narcotráfico y su brazo armado político. Era el único candidato que garantizaba una lucha frontal contra esas mafias. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *