mayo 25, 2024

Turistas: molestos pero necesarios para la economía

En el trayecto que va desde la estatua de Colón de Barcelona hasta plaza Catalunya, Susanna (52 años y procedente de Texas) se lleva su primera sorpresa con la ciudad: “Solo hay turistas, ¿dónde están los barceloneses?”.

Comenta que ha llegado en un crucero por el Mediterráneo con su familia y solo tienen unas horas para visitar la capital catalana, como los cientos de pasajeros que la acompañan en el barco y que también han enfilado Rambla arriba. Toca exprimir al máximo el tiempo.

Comprará recuerdos, intentará comer paella y verá La Pedrera solo por fuera porque no ha reservado entrada. “No me esperaba tantísima gente”.

Es una más de los casi 30 millones de turistas extranjeros que han llegado a España hasta la fecha. La crisis del sector durante la pandemia ya está superada y todos los analistas apuntan a una temporada estival récord en visitantes y gasto –ver gráfico–. Pero mientras esta recuperación explosiva del turismo ha desatado la euforia entre las empresas del ramo, en los destinos más saturados regresan las quejas de los vecinos y los conflictos. Ha sucedido recientemente en Barcelona con las visitas y fiestas masivas en los búnkers del Carmel, o en Málaga con el movimiento ciudadano que exige poner coto a los pisos turísticos en el centro, donde ya hay más viviendas de alquiler vacacional (casi 4.780) que residentes censados.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *