abril 15, 2024

Walter González._ ELVIA ÁLVAREZ MONTESINOS, UNA ECUATORIANA CERCA DEL CENTENARIO DE SU VIDA, EN ALEMANIA.

Nada ni nadie es eterno en el mundo, el ser humano nace, crece, se reproduce y vuelve al polvo, con el que Dios le convirtió. Esta vez escribiré de la familia de mi madre Victoria, fallecida hace 53 años y la hermana, que aún sobrevive al otro lado del mundo.

Se trata de Elvia, la última de las hermanas Álvarez Montesinos, del hogar formado por mi abuela Dolores Montesinos Molina y Carlos Álvarez, ya fallecidos.

90 AÑOS DE VIDA

Hoy, a sus 90 años de edad, vive de una forma apacible, con su mirada al infinito y sin recordar sus viajes por el mundo, ni sus raíces en la Perla del Pacífico, en un hospicio en la ciudad de Limburg-Hessen, Alemania, lugar donde ha residido por más de 60 años.

La familia, tomó la decisión de llevarla a este lugar, para que tenga cuidados médicos y enfermeras, mismos que la atienden las 24 horas.

SU ESPOSO E HIJOS EN CHILE, ECUADOR Y ALEMANIA

Estuvo casada con Ernesto Broch, un ciudadano de ese país. Luego de contraer nupcias, viajaron a Chile, pues la madre de su esposo, vivía en el país de la estrella solitaria y se quedaron a vivir un tiempo. Tuvieron cuatro hijos, allá nacieron Ernesto y Werner.

Eran la década del 60 y decidieron viajar a Guayaquil-Ecuador, para que don Ernesto conozca a su suegra Dolores Montesinos, fue entonces que, en esta luna de miel, nació Valerie.

EN LA ZONA MÁS COMERCIAL DE GUAYAQUIL.

Vivieron en la zona más comercial de Guayaquil, era una vivienda mixta, muy grande, en las calles Clemente Ballén No. 645, entre García Avilés y Boyacá, frente al domicilio del Dr. Leopoldo Benítez Vinueza, Primer Secretario General ante la Organización de las Naciones Unidas y a unos metros de la vivienda de la familia Bucaram, de los cuales, dos de sus miembros, el Ab. Abdalá Bucaram Ortiz y su cuñado, el Dr. Jaime Roldós Aguilera, llegaron a la primera magistratura del país.

FIN DEL CONFLICTO Y RETORNO A ALEMANIA

Estando en la mitad del mundo y conociendo que había mejorado la situación en Alemania, pues había un conflicto bélico, arreglaron maletas para retornar, instalándose de nuevo en esa gran nación, naciendo Ilona.

Mientras que en Ecuador ya habían nacido Jorge Rosemberg Álvarez (+), Gabriel y Jimmy Arroyave Álvarez, que reside en Ancón.

SUS ÚLTIMOS AÑOS

Elvia Álvarez, los últimos años, vivió sola en un departamento, pues todos sus vástagos, tienen familia, pero la visitaban frecuentemente. Gabriel, que también reside en esa ciudad europea, también acudía al llamado de su progenitora y dialogaban en nuestro idioma, para que no lo olvide, y recordaban a los seres queridos que habían quedado, así como también, los momentos felices vividos, en el lindo Ecuador.

Es la única que sobrevive, pues, Josefina, Italia, Alejandrina, Victoria y Ribo, fallecieron hace algunas décadas.

DESCENDENCIA FAMILIAR

Existimos, una gran generación de hijos, nietos y bisnietos de todas las familias: Arroyave Álvarez, González-Alvarez, pues Ribo, vivió sus últimos años en Cali-Colombia; Alejandrina, tuvo un hijo llamado Mauro; y, Josefina solo un vástago llamado Luis Viera Pizarro (+), que dejó descendencia.

Solo nos quedan los recuerdos imborrables de doña Dolores Montesinos Molina, una mujer cuencana que se afincó en Guayaquil y con trabajo honesto sacó adelante a sus hijas, quienes formaron sus hogares, tuvieron hijos y seguimos honrosamente llevando el apellido Álvarez, en memoria de esa noble guerrera del austro ecuatoriano.

GRATOS RECUERDOS

Tengo gratos recuerdos de mi tía Elvia, pues en alguna ocasión, que visitó el país, por los años 60, le ayudé a obtener sus documentos de viaje, porque en aquel entonces, este servidor, a los 14 años de edad, laboraba en KLM, una de las mejores empresas de aviación del mundo.

Quisiera, que El Todopoderoso, le conceda un instante de lucidez a mi tía, para que pueda leer en vida, esta nota sobre su existencia. También escrita con mucho cariño, para quienes nos conocieron en ese barrio donde a mis primos y a mí, nos trae muchos recuerdos, porque allí quedaron gran parte de nuestra juventud. A ellos mi saludo, aprecio y mi abrazo para quienes están en este valle de lágrimas, llamada tierra.

Las gráficas muestran instantes de felicidad de mi tía Elvia, con mi abuela, tías y primos, además en el lugar de acogida, ahora, en el ocaso de su fructífera vida.

Jaime Eduardo Arroyave Álvarez Gabo Alfredo Alvarez Haydee Anita Gonzalez Alvarez Galo Gonzalez Cesar Gonzalez Carlos Gonzalez Ordoñez Yolanda González Mariuxi Victoria Gonzalez Ordoñez Jose Xavier Gonzalez Ordoñez Miguel Ángel González Ordóñez Marlene Mercado Jannett Zoila Mercado Frias

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *