abril 15, 2024

La risa de Alembert Vera

El entusiasmo del abogado de Rafael Correa parece un show cínico. ¿Por qué está ahí? ¿Cónoce bien el terreno o es que sonríe cual bufón cuando se trata de menguar los efectos penales de la mala política? ¿Pura risa incontrolable, incómoda e inapropiada, a la hora de buscar veedurías hasta en la sopa; o para bajarse a la fiscal, Diana Salazar, alegando cualquier cosa; un plagio desmentido ya por la Universidad Central; o para cada función matutina y esa comedia circense frente a los periodistas? Por algo aconsejó y documentó a su jefe hace 13 años cómo debía enjuiciar a los dueños de diario El Universo, a un editorialista; y, recién, al caricaturista Bonil. Los abogados: Gutemberh, padre; y, Alembert Vera, hijo, demandaron  USD 40 millones por un artículo de opinión. Y, ¿cuánto habrán facturado?

Un juez clon emitió una sentencia polémica que fue entregada en un dispositivo electrónico por gente del gobierno de entonces. Por presión internacional y de organismos de derechos humanos esa resolución no avanzó. Mucho se dijo y escribió sobre el uso del poder político para violar la libertad de expresión y los derechos ciudadanos. Total, la persecución judicial inició con los Vera y terminó convirtiéndose en una política estatal durante la década de los caprichos, del abominable de Carondelet.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *