junio 24, 2024

Liosday Landaburo, docente de la UIDE._ Cumbre Unión Europea-CELAC: entre la tibieza y el contrapeso

El 17 y 18 de julio de 2023 se realizó en Bruselas, Bélgica, la III Cumbre de la Unión Europea (UE) y la Comunidad de Estados Latinoamericanos y del Caribe (CELAC). Tuvieron que transcurrir ocho pesados años para que ambos bloques, tan diferentes y con necesidades heterogéneas, pudieran reunir en un mismo espacio a jefes de Estado y de Gobierno. Esa fría indiferencia parece cambiar, pero ante un contexto internacional caldeado.

En ambas regiones, se multiplican los vaivenes ideológicos. El famoso péndulo oscila con marcadas diferencias. Para Latinoamérica, parecería que late más hacia la izquierda, sobre todo por las presidencias de Petro en Colombia y Lula en Brasil. En cambio, para Europa, los giros hacia la derecha en Polonia, Hungría e Italia agregan tensión a la proyección tradicional de estabilidad y protección de los derechos humanos.

Hubo dos temas tensos y sensibles que atraparon la atención de medios y especialistas. El más palpable, la guerra entre Rusia y Ucrania. Los vericuetos en las palabras y en los conceptos desembocaron en una declaración pálida, que dice poco, pero a la vez dice mucho. Solo en el punto 15 se plasma la preocupación “por la guerra en curso contra Ucrania”. Esto, sin mencionar a Rusia, el país agresor. Al final todos los países suscribieron la declaración, salvo Nicaragua.

El otro tema sensible es un asunto de contrapesos, una preocupación que embarga a los principales líderes de las potencias occidentales: China. Si bien no hay ninguna mención explícita a Beijing en la declaración, Ursula von der Leyen, presidenta de la Comisión Europea, afirmó en un foro que ambos bloques se necesitaban más que nunca. Lo dijo subrayando en su discurso los efectos de la pandemia, la guerra entre Rusia y Ucrania, y la “creciente asertividad de China en el extranjero”.  

La esperanza de la UE de enganchar a los países de la CELAC en su cruzada política recae en un paquete de inversiones de 45 000 millones de euros, a través de la Global Gateway, una nueva estrategia “que abordará las deficiencias de inversión en consonancia con las prioridades comunes”. Hay muchas apuestas políticas que solo definirán ganadores y perdedores si existe una IV Cumbre. Los movimientos que están ocurriendo en el concierto internacional enfocan una lucha estratégica entre bloques y potencias. Por el momento, existen marcadas diferencias entre la UE y la CELAC, con afinidades que aún están separadas por un océano.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *