abril 21, 2024

Mariana Velasco._ Tarea de todos

La figura constitucional de Muerte Cruzada, es la primera vez que se aplica en nuestro país desde la Constitución promulgada el 20 de octubre del 2008, en la búsqueda de garantizar un mínimo de gobernabilidad con el cese de la Asamblea Nacional y la convocatoria a elecciones presidenciales y legislativas. Se mantienen vigentes las funciones Judicial, Electoral, Participación Ciudadana y Ejecutiva por seis meses a través de decretos. El presidente de la República no gestó un golpe de Estado, ni se declaró dictador.

Ver a la Asamblea Nacional, función del Estado, convertida en desestabilizadora de la institucionalidad del país, carcome los huesos y duele los bolsillos. Esta es una nueva oportunidad para articular acuerdos bajo principios éticos, negociar posibilidades, acumular fuerzas y con racionalidad más que emotividad, elegir al mejor. Hay que ser rápidos y flexibles -el tiempo apremia-urge renunciar a intereses personales y encontrar soluciones a los problemas donde se conjuguen los recursos y capacidades de múltiples asociados, sociedad civil y el sector privado.

Se necesita de agentes catalizadores que forjen nuevas alianzas. Si se quiere vencer al contrario hay que hacer las cosas mejor que ellos. Rechazar la presencia de nombres en calidad de ‘’chimbadores’’ qué, a sabiendas de no tener posibilidades de ganar, se prestan para la dispersión del voto y así favorecer a determinada candidatura. Dicen ser de derecha pero trabajan con la izquierda en agradecimiento a favores recibidos.

Este segundo semestre, será complejo, hasta peligroso y no cabe descuido. No es momento de demostrar una falsa confianza, de aceptar que ya se hizo todo lo posible. No es tiempo de respuestas nacionalistas estrechas, ni tampoco de soluciones a corto plazo. Deberíamos ser capaces de afrontar tareas de largo alcance para apretar fuerte a la esperanza.

La única certeza que nos deja la figura de Muerte Cruzada es que somos incapaces de predecir lo que se avecina o saber cómo esos eventos pueden desatar otras situaciones inesperadas. Para hacer frente a los desafíos que se presentan se necesita un espíritu de innovación, respaldado por la acción.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *