junio 15, 2024

Limitaciones que tienen los Presidentes con la Constitución de Montecristi

La Constitución vigente es un inflexible proyecto ideológico diseñado para imponerse y preservarse. Un presidente no es el piloto que fija su rumbo, sino el conductor de un tren, que solo va por una riel ya establecida.

En cada campaña presidencial, los candidatos actúan como si estuviesen a punto de ser nombrados monarcas absolutos, mientras los votantes elevan pedidos utópicos y desproporcionados, propios de cartas a Papá Noel. La euforia que despiertan los comicios hacen que tanto los políticos como la ciudadanía olviden que el presidente de la República, por todas las disposiciones incluidas en la Constitución, tiene muchísima menos libertad de acción de la que se cree. Poco importa la ideología o el plan de gobierno que pueda tener un candidato cuando la carta magna constituye ya, de por sí, un inflexible proyecto ideológico diseñado para imponerse y preservarse independientemente de quién gobierne.  En cada uno de los ámbitos más trascendentes el curso del país está ya definido y poco importan las ofertas que —por desconocimiento o demagogia— se escuchen en campaña.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *