junio 22, 2024

Los Republicanos tienen otras opciones a la Casa  Blanca

Las primarias están en su fase inicial y podrían pasar meses antes de que el campo de batalla tome forma y los candidatos hagan algo más que visitas ocasionales a ciertos estados que darán el pistoletazo de salida a la nominación.

Cuatro años después de unas primarias con una cantidad histórica de candidatos a  las elecciones presidenciales, el campo para la campaña de 2024 empieza siendo pequeño y parece que estará liderado por los mismos hombres mayores que se presentaron al último proceso electoral: El presidente Joe Biden y el expresidente Donald Trump.

El Partido Republicano no ve a Trump como su candidato principal y menos tras ser señalado como el culpable de los mediocres resultados obtenidos en las elecciones legislativas del noviembre pasado; es así como el gobernador de Florida, Ron DeSantis, quien tiene un 31 % de los potenciales votantes republicanos, 17 puntos por debajo de Trump.

Aparte de Trump y DeSantis, existirían otros líderes republicanos que podrían entrar a la contienda por la Casa Blanca como el senador por Carolina del Sur, el exvicepresidente Mike Pence también plantea postularse, el gobernador de Virginia Glenn Youngkin; incluso el senador por Texas Ted Cruz, quien fue subcampeón en las últimas primarias presidenciales abiertas del Partido Republicano, en 2016.

Se suponía que el Partido Republicano iba a arrasar en las elecciones intermedias de 2022 y que el expresidente Donald Trump se dirigiría triunfantemente hacia la nominación republicana mientras se prepara para postularse nuevamente a la presidencia de la nación. En lugar de eso, los decepcionantes resultados para los republicanos están planteando nuevas dudas sobre el atractivo de Trump.

En ese contexto, el gobernador de Florida, Ron DeSantis, es el hombre de moda del Partido Republicano. Después de sus resultados en las elecciones intermedias de noviembre, podría ser el candidato más fuerte contra Trump. El gobernador ha sido capaz de ganarse a gran parte de los votantes latinos y ha conseguido convertir condados completamente azules en rojos.

Por su parte, Donald Trump continúa siendo la primera carta presidencia de los Republicanos; los estrategas quieren que se enfoque en el crimen, la seguridad fronteriza, la política exterior, las grandes empresas de tecnología y la economía.  El plan es que Trump recuerde a los votantes las ideas que le dieron mucha popularidad entre los votantes republicanos, aun cuando su estilo personal no era el preferido.

De interés: El creciente perfil de DeSantis entre los republicanos y su destreza en la recaudación de fondos lo convierten probablemente en la mayor amenaza para Trump, quien en las últimas semanas ha atacado al gobernador.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *