junio 19, 2024

Rosalía Arteaga Serrano. _ El método Williams

Si bien no soy una cinéfila y más bien son pocas las ocasiones en las que concurro a una sala de cine, debo confesar que muchas de las películas a las que asisto, lo hago en los largos vuelos que mis desplazamientos me exigen.

En uno de esos últimos viajes tuve la oportunidad de mirar la película denominada El método Williams, protagonizada por el actor Will Smith, por cuya actuación recibió un Oscar y luego protagonizó una polémica escena en la entrega de los premios.

Pues bien, para quienes no han visto la mencionada película, hay que aclarar que se conoce como el método Williams a la tenacidad de Richard Williams, el padre de las famosas tenistas Serena y Venus Williams, aplicó para convertir a sus hijas en las máximas exponentes del tenis mundial, algo en lo que inicialmente no creían los promotores de ese deporte y dadas las difíciles circunstancias económicas y sociales de la familia Williams.

El padre es el artífice del milagro de convertir a estas jóvenes negras, sus hijas, en las estrellas del firmamento tenístico mundial. Tomando nota de las grandes dificultades económicas pero también por la raza, que enfrentó la familia pero que, a la larga, contribuyen  a generar el triunfo de esas jóvenes que se levantan con todas las coronas mundiales, con los primeros puestos en este deporte.

Es Williams, el padre, quien ve primero la potencialidad de sus hijas, quien las introduce en un medio difícil y consigue quien las entrene y las patrocine para llegar a los más altos sitiales del tenis mundial.

Williams tenía un propósito, una meta clara y logró imbuir en sus hijas el espíritu deportivo, superaron las penurias, los momentos duros y pudieron saborear algo que me parece debe relievarse, el trabajo en equipo de una familia y la decisión de triunfo que en ellas supo imbuir.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *