julio 25, 2024

Ximena Ortiz Crespo._ Ganarás el pan….

En la búsqueda por entender cómo nuestra sociedad está evolucionando en su percepción y actitud hacia el trabajo manual, exploro una cuestión que me ha intrigado desde que viví en los Estados Unidos y comparé las diferentes perspectivas culturales sobre esta labor esencial. En este artículo, exploraré junto a ustedes el significado y la importancia del trabajo manual en el desarrollo personal y cómo las actitudes hacia esta forma de trabajo pueden moldear nuestra sociedad.

Desde el inicio de la colonización hasta las sociedades contemporáneas en América, las actitudes hacia el trabajo manual han sido influenciadas por una variedad de factores históricos y culturales. Mientras en América Latina, el trabajo manual está asociado con un estatus social más bajo debido a una historia marcada por la explotación y desigualdad, en los Estados Unidos, el espíritu pionero y la ética del trabajo han sido fundamentales para su manera de valorar el trabajo manual.

Las actitudes frente al trabajo manual tienen implicaciones significativas para nuestra sociedad ecuatoriana. Desde la sobrevaloración de ciertas ocupaciones “de cuello blanco” hasta la escasez de mano de obra en sectores esenciales es crucial analizar cómo nuestras actitudes sobre este tema pueden afectar la equidad laboral y el desarrollo económico del país.

A lo largo de estas reflexiones, examinaremos cómo la desvalorización del trabajo manual puede perpetuar desigualdades, limitar el crecimiento económico y desafiar la preservación de nuestras tradiciones culturales. Además, abordaremos la importancia de promover una mentalidad más inclusiva y respetuosa hacia todo tipo de trabajo, con el fin de fomentar la igualdad de oportunidades y el desarrollo personal en nuestra sociedad.

Para examinar cómo se producen las actitudes de una cultura, hay que remontarse a las influencias históricas sobre el tema que tiene cada país.Las características fundacionales de América Latina y las de los Estados Unidos de América son muy diferentes.  Las sociedades latinoamericanas fueron moldeadas por un régimen colonial en donde las castas más altas aprovechaban del trabajo físico de los conquistados en encomiendas, mitas y haciendas, lo que dejó como herencia una jerarquía social estratificada. Mientras tanto, la sociedad norteamericana tuvo como origen a unos primeros colonizadores europeos de religión protestante para quienes la riqueza material que construía una persona era señal de ser “elegida” de Dios. Esto más la expansión hacia el Oeste determinó la necesidad de que la gente quiera ser autosuficiente para su supervivencia y desarrollo.  

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *